Los villanos de esta crisis

Hipotecas subprime

culpables crisisHay una regla no escrita que viene a decir que toda situación de penuria o precariedad colectiva necesita de un culpable real o intangible. La historia nos demuestra, casi siempre, que podemos sobrevivir sin héroes, pero resulta casi imposible vivir sin villanos. Con las situaciones de crisis o recesión económica generalizada nos sucede lo mismo, precisamos identificar al causante de tantas privaciones y tan agria desesperanza. Y parece que, mientras mayores sean las proporciones de la crisis, más acotada tendrá que estar la personalidad de las siniestras figuras que nos han empujado a ello. Los árabes y el petróleo en la década de los setenta, o la burbuja de las punto com en el final de siglo XX son ejemplos de intentos en la continua búsqueda de malvados y malandrines.



Al otro lado del Atlántico, las primeras culpas de esta crisis recayeron en las hipotecas subprime, también denominadas hipotecas ninja o hipotecas basura. Al ser este un villano sin rostro, el paso de los meses permitió encontrar una cara propicia, la de Bernard Madoff, como representante universal de los estafadores financieros, sin ética ni escrúpulos conocidos. No tenía mucho que ver con las subprime, pero ahí estaba él para darle ese papel, cuyas exigencias cumplía a la perfección.

En España aún no hemos encontrado a nuestro culpable de la crisis financiera, aunque buena parte de las fuerzas vivas dirigen su dedo acusador hacia el ladrillo, hacia la burbuja inmobiliaria o hacia la desenfrenada especulación residencial. Nuestra tradición de extremos, incluso ha llevado a algún personaje relevante a denostar el ladrillo, como si se tratase de un ser con rostro, identidad e intenciones aviesas. Casi nadie se quiere percatar que, aún hoy, nuestras empresas de construcción y servicios de ingeniería ostentan el liderazgo mundial y llevan adelante los proyectos más significativos que se levantan en los cinco continentes. Citaremos el ejemplo más reciente, el de la adjudicación a Sacyr de las obras de ampliación del Canal de Panamá con un presupuesto de 2.243 millones de euros, que se dice pronto. ¡Ojo!, que he dicho el Canal de Panamá, que tiene poco que ver con el Canal de Isabel II, creo...

En el conjunto de nuestra economía, y en nuestro P.I.B., hay que darle a la construcción  el papel que le corresponde, y no establecer identificaciones peregrinas con promotores inmobiliarios garbanceros, concejales de urbanismo de bolsillos ávidos o constructores con boina y refajo.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).