Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar


Educación financiera >

Robo Advisors: ¿Qué son y qué ventajas/desventajas aportan a los inversores?

La figura del asesor financiero automático se impone cada vez más entre los pequeños inversores.

image backgorund Robo Advisors: ¿Qué son y qué ventajas/desventajas aportan a los inversores?

Los fondos de inversión son uno de los productos preferidos por las familias españolas para ahorrar. Según los últimos datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO), en mayo el patrimonio de los fondos de inversión se situó en 271.300.743 euros y el número de cuentas de partícipes  ascendió a 11.304.614, con 108.608 cuentas más que el mes anterior.

Desde finales de 2017, el Banco Central Europeo mantiene una política de bajos tipos de interés, algo que beneficia a las familias que piden préstamos puesto que la cantidad de intereses a pagar al banco se reduce, sin embargo, para quienes escogen invertir su dinero en fondos o depósitos, las medidas del BCE suponen una menor rentabilidad en sus ahorros.

Para aquellos inversores que prefieren despreocuparse de la situación del mercado y de la gestión de su cartera existe una figura que se está imponiendo poco a poco en Europa después de su auge en Estados Unidos: los robo advisors. ¿Qué son y cómo pueden beneficiar al inversor?

 

¿Qué es un robo advisor? 

Los robo advisors (en español, asesores robot) se podrían definir como asesores financieros automatizados que ofrecen servicios de asesoramiento y gestión de forma online sobre inversiones, generalmente a largo plazo, en los que la intervención humana es mínima. En concreto, los robo advisors se mueven dentro de los fondos de inversión pasiva o ETFs (fondos cotizados), es decir, aquellos que replican su índice de referencia en lugar de analizar y seleccionar los activos en función del escenario económico, como ocurre en la gestión activa de fondos.

El funcionamiento de los robo advisors es sencillo: primero, hay que rellenar un cuestionario que permite al robot definir el perfil del cliente para recomendarle una cartera de inversión concreta. En este formulario se tienen en cuenta varias cuestiones: la rentabilidad, el perfil de riesgo, la cuantía de las inversiones, los ingresos o el plazo de inversión, entre otras. Tras completar la información, se realiza la transferencia del importe a invertir o el traspaso desde otros fondos. A partir de aquí, el robo advisor gestiona el dinero asignando y reajustando los activos a través de diversos algoritmos.

Aunque es difícil especificar el tipo de clientes que hacen uso de los robo advisors, la empresa pionera en España de este tipo de asesoramiento, Feelcapital, realizó un estudio en 2016 del que se desprende que el perfil del usuario es un hombre, de entre 41 y 60 años, casado, con estudios universitarios, que vive en una ciudad de más de 500.000 habitantes y cuenta con un patrimonio medio de aproximadamente 60.000 euros. Por otra parte, la guía sobre gestión de finanzas elaborada por BBVA, destaca que es la generación millennial quien más utiliza este modelo para invertir, con un perfil que ronda los 35 años y un alto nivel adquisitivo.

 

Ventajas de los robo advisors 

La principal ventaja que ofrecen los robo advisors es que las comisiones y gastos por sus servicios se reducen enormemente en comparación con lo que paga un cliente de banca tradicional, debido a la automatización de los procesos y el ahorro en costes de oficinas y personal. Concretamente, los robo advisors reducen en un 85% las comisiones de gestión, ya que entre otras cosas, no cobran las retrocesiones (comisiones por distribuir el fondo) que las entidades suelen situar en torno al 1%. En función de los fondos y del robo advisor que se elija, la comisión de gestión varía entre el 0,15% y el 0,40%.

Otro punto a favor de los robo advisors es que la inversión mínima no exige una gran cantidad de dinero. Las cuantías mínimas dependen de cada empresa, por citar algunos ejemplos:

  • -    Finizens requiere una inversión mínima inicial de 10.000€, aunque después pueden hacerse aportaciones puntuales desde 300€.
  • -    Indexa Capital fija en 1.000€ el mínimo para una cartera de fondos y en 50€ para carteras de planes de pensiones.
  • -     inbestMe establece la cantidad de 5.000€ para su plan básico, aunque dispone de un plan específico para jóvenes de entre 18 y 25 años donde este límite se reduce a 3.000€ y, además, se eliminan los costes de gestión.
  • -    Finanbest determina las cantidades de inversión entre los 3.000€ y los 30 millones.

No obstante, lo bueno de invertir una cantidad inicial más grande es que la diversificación de la inversión también es más amplia.

La accesibilidad que ofrecen los robo advisors es otra de sus ventajas. Cualquier persona, independientemente de su patrimonio o conocimientos específicos en el sector, puede optar a un asesoramiento personalizado a través de internet. Además, los robo advisors poseen una independencia y objetividad en la diversificación de los fondos que una entidad bancaria no tiene, ya que se limita a vender sus propios productos.

Por último, los robo advisors resultan de gran utilidad para aquellos inversores que no disponen de tiempo suficiente para acudir a las entidades en persona. A través de los robo advisors puede estar informado de sus inversiones 24 horas al día, los 7 días de la semana sin moverse de casa.

 

Desventajas de los robo advisors

En contraposición, una de las dificultades que puede tener el robo advisor es la complejidad para definir el perfil del cliente, ya que se basa exclusivamente en las respuestas obtenidas del cuestionario. Las interpretaciones de estas respuestas pueden resultar erróneas, invirtiendo entonces en productos poco convenientes para el usuario.

Por otra parte, algunos inversores prefieren tener un trato personal, confiando en la experiencia e intuición del asesor, algo que un robo advisor no puede ofrecer. Debido a su naturaleza automática, ante una situación de caída del mercado, los robots asesores no resultan tan eficaces.

Además, las carteras conformadas por los robo advisors suelen ser bastante sencillas, de entre 6 y 12 líneas de inversión, por lo que si un cliente tiene la capacidad de invertir más o desea mayor variedad de opciones, estos servicios serían insuficientes.

 



 

Sobre el autor del artículo.


Posts Relacionados