Vender bien los fondos de inversión

Sobre rentabilidades históricas


En iAhorro.com llevamos tiempo alertando a los cientes de entidades financieras de malas prácticas a la hora de colocar fondos de inversión. En nuestro consultorio frecuentemente leemos a usuarios que denuncian procesos de comercialización cuanto menos inadecuados.


La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) al fin ha decidido aplicar una de sus funciones, la supervisión de la publicidad de productos financieros. Si lo hubiera aplicado en los años de comercialización masiva de participaciones preferentes, muchos ahorradores no habrían visto desvanecerse su dinero.

El documento "Comunicación de la CNMV sobre el contenido y formato de la información publicitaria en las páginas web de entidades gestoras y comercializadoras de Instituciones de Inversión Colectiva (IIC)" (ver en PDF) es muy útil para que el cliente acostumbrado a contratar depósitos a plazo fijo no de el salto a los fondos de inversión sin conocimiento de causa. La CNMV analiza las condiciones que debe cumplir la información que se emite en relación a los fondos de inversión, incluida la publicitaria, para ser imparcial clara y no engañosa.

Sobre rentabilidades históricas


Las entidades gestoras y comercializadoras de Instrumentos de Inversión Colectiva (IIC) no deben publicitar datos de rentabilidades históricas obtenidas con anterioridad a un cambio sustancial de la política de inversión de la IIC. Se busca evitar que se ofrezca una rentabilidad histórica que pueda inducir al error al cliente, que contrata un fondo con una política de inversión diferente y, por tanto, rentabilidades futuras que no guardarán relación con las históricas de antes del cambio de política.

Si se incluyen datos sobre rentabilidades históricas, éstas se deben referir, como mínimo, a los cinco años inmediatamente anteriores o a todo el tiempo de vida de la IIC si esta es inferior a ese plazo y establece la obligatoriedad de que sean periodos completos de 12 meses. Con la salvedad de que haya habido un cambio de política de inversión, la CNMV no considera una buena práctica que únicamente se difundan las rentabilidades históricas correspondientes al último año, o al año en curso.

No es correcto anunciar datos sobre rentabilidades históricas acumuladas para periodos superiores al año, que pueden hacer pensar al cliente que el fondo ha sido más rentable de lo que realmente ha sido. hay que ofrecer rentabilidades históricas de periodos completos de 12 meses.

Rentabilidades futuras


No es posible saber la rentabilidad que nos dará un fondo; las rentabilidades históricas son un indicador del fondo si lo comparamos con otros de la misma categoría y con el índice del sector en el que operan, pero no sirven para predecir su comportamiento futuro. No es una práctica aceptada por la CNMV que se utilicen simuladores o vídeos que calculan una rentabilidad potencial que se obtendrá en el futuro, en base a la rentabilidad histórica obtenida por la IIC desde su constitución. La utilización de rentabilidades históricas para simular rentabilidades futuras no se ajusta a lo previsto en el artículo 60.5 del Real Decreto 217/2008, que establece que cuando la información incluya resultados futuros, no se podrá basar en resultados históricos simulados, ni hacer referencia a los mismos, se basará en supuestos razonables respaldados por datos objetivos y se deberá advertir de forma visible que las previsiones no son un indicador fidedigno de resultados futuros.

Riesgos de los fondos


No es correcto destacar los elementos positivos sin informar de los riesgos asociados a la inversión en IIC. En los fondos de inversión, el cliente puede perder capital, entro otros riesgos. En particular, la rentabilidad histórica no puede ser el elemento más destacado de la información.

No es una buena práctica destacar comentarios que presuponen que invertir en determinados tipos de fondos no supone riesgo para el inversor, o que con determinados fondos se obtendrá una rentabilidad superior a la de otros productos financieros. Los fondos, repetimos mil veces, no son sustitutos de los depósitos a plazo y tienen un riesgo muy diferente.

Consecuencias del incumplimiento


Acudimos a nuestro experto independiente de cabecera en materia de derecho del mercado financiero, Fernando Zunzunegui, para que nos resuelva algunas dudas al respecto:

¿Sabemos a qué empresas hace referencia la CNMV?

La comunicación de la CNMV se refiere a determinadas entidades gestoras o comercializadoras de inversión colectiva (IIC).

Es lógico que no se identifiquen con su denominación dado que la CNMV tiene secreto profesional y debe mantener reservados los datos de las entidades que supervisa.

¿Supone alguna sanción a los que lo incumplen?

La comunicación de la CNMV refleja prácticas que pudieran constituir infracciones graves a las normas que regulan la publicidad financiera y que debieran dar lugar a la apertura de procedimientos sancionadores. La resolución de dichos expedientes puede dar lugar a la imposición de las correspondientes sanciones.

Identificadas estas malas prácticas la CNMV debe obligar al cese de la publicidad ilícita. Debe requerir el cese de toda práctica que sea contraria a la Ley, así como requerir que no se repita dicha práctica en el futuro.

¿Qué utilidad tiene para el cliente al que le hayan colocado un fondo incumpliendo estos requisitos?

Lo que le habrá podido ocasionar es un perjuicio.

La publicidad engañosa puede perjudicar al cliente quien podrá demandar a la gestora o entidad comercializadora por los daños y perjuicios ocasionados.