30 septiembre 2017

Elegir modelo, escoger color, seleccionar extras… son pasos a seguir en la compra de coche. Según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) en el 2016 se matricularon en España casi un millón y medio de nuevos vehículos. Cuando se trata de un vehículo de segunda mano las posibilidades de personalizarlo desaparecen y el foco durante la compra recae sobre el estado del automóvil. Las características del parque móvil de un país, sobre todo su renovación, influye directamente en las características de lo que se ofrece en el mercado de segunda mano.

La elección de un coche de segunda mano

La lista de la compra en el mercado de coches de segunda debe estar abierta a diversas posibilidades. Es recomendable elegir capacidad del vehículo, varias opciones de color, años de antigüedad o kilómetros y dejar a un lado la marca o los extras.

La decisión final a la hora de elegir un coche no supone un gasto de gestión en sí pero podemos empezar a tener algún gasto puntual que habrá que imputar a todo el proceso de la compra. Un gasto recomendable que puede ahorrar problemas en el futuro es llevar el coche elegido a un taller especializado para que lo revisen. Hay que llevarlo antes de formalizar la compra. El vendedor no debería poner inconvenientes, siempre y cuando, esté vendiendo lo que asegura.

Revisar el coche en un taller antes de formalizar la venta es más importante cuantos menos conocimientos mecánicos tenga el comprador.

Antes de comprar el coche

La precaución a la hora de comprar un coche de segunda mano también incluye algunas gestiones como son las referentes a conocer si el vehículo tiene alguna sanción pendiente de pago. Solicitando el Informe de Antecedentes del Vehículo en la DGT podremos saber no solo si tiene sanciones pendientes sino también si está pendiente de pago el impuesto de circulación o el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM)

El Informe de Antecedentes del Vehículo se solicita con la matrícula del vehículo, el número de bastidor o el NIVE y los documentos identificativos del solicitante de los datos. Si se realiza a través de la sede electrónica de la DGT se necesitará el certificado digital. Si se realiza la solicitud de forma presencial lo primero es acudir con cita previa, rellenar la solicitud e identificarse con un documento oficial de identidad (DNI, permiso de conducción español, tarjeta de residencia, pasaporte…). Habrá que alegar el motivo de la consulta que en este caso será la posible compra del vehículo.

Hay varios tipos de informes sobre vehículos. El informe básico es gratuito e incluye la identificación del vehículo, las incidencias que haya sufrido y los impuestos impagados que pudiesen afectar al vehículo.

También hay que tener preparado el impreso de cambio de titularidad y notificación de venta de vehículos. Este impreso se descarga gratis en la web de la DGT.

Gestión de compra de un vehículo de segunda mano

La compra de un vehículo de segunda mano se formaliza a través de un contrato en el que se especifican los datos tanto de comprador como de vendedor y del vehículo en cuestión. Dicho contrato debe firmarse por ambas partes en todas sus hojas y hacerlo en dos originales, uno se lo queda el comprador y el otro el vendedor. Si es necesario habrá que acudir a un abogado para la redacción correcta del documento.

El vendedor entregará en el momento de la firma los documentos oficiales del vehículo: ficha técnica, permiso de circulación, el recibo de pago del último impuesto de circulación  y la itv en caso de que el coche tenga más de 4 años. También una fotocopia de su DNI u otro documento de identidad.

Tras la formalización aprovechar para firmar también el documento de cambio de titularidad y notificación de venta de vehículos.

Trámites tras la compra de un vehículo de segunda mano

Primero el comprador tendrá que hacer frente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que se gestiona en la oficina liquidadora de hacienda de cada autonomía. Este impuesto se tramita a través del modelo 620 y el comprador tiene 30 días hábiles a partir de la fecha del contrato para cerrarlo.

El pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales será necesario para realizar el cambio de titularidad del vehículo. Se tramitará rellenando el impreso de solicitud y pagando las tasas cuyo importe asciende a los 54€, excepto en el caso de los ciclomotores que son de 27€. El pago de las tasas no se puede hacer en metálico. La alternativa más común es el pago con tarjeta. Para formalizar el cambio de titularidad, de forma general, también es necesario identificar a ambos interesados, la documentación del vehículo.

La mayoría de los trámites pueden gestionarse por terceros con el consentimiento del titular. Esto es especialmente útil para aquellos que no tengan tiempo.

Periodista

Me incorporo a iAhorro en 2013 para apoyar la parte de contenidos. Escribo sobre lo que, de un modo u otro, esté relacionado con el ahorro en gastos cotidianos. Anteriormente, he forjado mi vida laboral en diversos medios de comunicación, como prensa escrita, radio o televisión, colaborando en distintos departamentos.

Pregunta a nuestros expertos

Publicidad
Escucha los Podcast de iAhorro
Publicidad

Artículos por tema