Categoría |

Artículo sobre información fiscal


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Así tributas por tu plan de pensiones

¿Cómo tributa un plan de pensiones?


papel


La recta final del año trae consigo la campaña de mayor contratación de planes de pensiones. Un vehículo de ahorro privado, finalista y a largo plazo, enfocado a complementar la pensión pública por jubilación (lo mejor es no entenderlos como un sustituto de la pensión sino como un complemento).

Funciona como una “hucha” en la que el partícipe va realizando aportaciones que se van acumulando junto a unos intereses que se generan de la inversión de esas aportaciones a través de un fondo de pensiones, de modo que cuando se alcance una de las contingencias que contemple el plan, principalmente la jubilación, el partícipe pueda recibir las prestaciones correspondientes.

Pero como todo producto de ahorro, está sujeto a una tributación que a la vez se convierte en una de las ventajas de los planes de pensiones durante la vida del producto, es decir, a la hora de realizar aportaciones. Veamos cuál es su fiscalidad.

¿Cómo tributa un plan de pensiones?


Fiscalidad en las aportaciones:


La reforma fiscal de 2015 cambió la fiscalidad de los planes de pensiones a la hora de realizar aportaciones. Una de las ventajas de los planes de pensiones reside en su fiscalidad en las aportaciones y es que es posible deducirse las aportaciones de la base imponible del IRPF que se hagan al plan de pensiones. Sin embargo, es importante destacar que estas deducciones tienen un límite de 8.000€ anuales, incluyendo en este límite todas las aportaciones que haya podido hacer el promotor del plan de pensiones como rendimientos de trabajo e incluyendo también las aportaciones que se hayan hecho a otros planes y sistemas de previsión social.

En caso de producirse aportaciones que no hayan sido deducidas en la base imponible en el ejercicio fiscal correspondiente (por haber llegado al límite por ejemplo o por insuficiencia), podrán aplicarse estas deducciones dentro de los 5 siguientes ejercicios.

Fiscalidad en los traspasos:


Otra ventaja fiscal de cara a mejorar el plan de pensiones y encontrar aquel que mejor se ajuste a nuestros objetivos es que los partícipes pueden traspasar el plan a otro de la misma u otra entidad sin que ello le suponga ningún coste ni repercusión a nivel fiscal, del mismo modo que ocurre con los fondos de inversión.

No se tendrá por tanto que tributar por un traspaso, pudiendo hacerlo con total libertad sin que suponga ningún apunte fiscal, tanto si se han registrado pérdidas o ganancias en el plan de origen, ya que éstas quedarán registradas y asignadas al nuevo plan contratado. Siguiendo esta tónica, en el traspaso se mantienen también las aportaciones que el partícipe haya hecho con su fiscalidad correspondiente.

Fiscalidad al recibir las prestaciones:


Al llegar alguna de las contingencias contempladas en el plan se produce el cobro de los llamados derechos consolidados, es decir, de las prestaciones. El cobro de la prestación puede hacerse en forma de capital, en forma de renta, en un formato mixto (capital y renta) o en otros formatos (pueden acordarse pagos periódicos sin que exista una regularidad).

Llegado como decimos el momento del cobro, las prestaciones tributarán como rendimientos del trabajo, por lo que se integran en la base imponible y tendrá que hacerlo con una tributación marginal del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), por lo que la retención dependerá de la situación del beneficiario de la prestación.

Si la prestación se cobra en forma de capital, el beneficiario se podrá deducir un 40% a efectos de la integración en la base imponible como rendimiento de trabajo, eso sí, será necesario que hayan transcurrido más de dos años desde que se realizase la primera aportación para prestaciones cobradas por contingencias ocurridas antes del 1 de enero de 2007.

Puede darse el caso que el beneficiario no resida en España, en ese caso, será necesario acudir al Convenio para que no se lleve a cabo el cobro de una doble imposición ya que es posible que en algún lugar el pago quede exento.

Como consejo de iAhorro, cabe recordar que nunca es demasiado pronto para poner el pensamiento en el ahorro destinado a complementar la pensión de jubilación. El error quizás sería no pensar nunca en este hecho y que nuestra seguridad e independencia financiera se viese comprometida.