Cómo puedo saber si estoy en una lista de morosos, y cómo salgo de ella

Cuántos ficheros de impagos hay, y qué opciones tenemos para salir de ellos.


Figurar en una lista de morosos supone un quebradero de cabeza para cualquiera. Este simple hecho, que puede ser debido a un error personal no intencionado, nos cierra automáticamente las puertas de cualquier tipo de financiación, por pequeña o poco importante que pueda parecer: un crédito o un préstamo, la financiación a plazos en un establecimiento comercial, la emisión de una tarjeta de crédito,... todo ello puede verse comprometido.

Es importante saber que, según la ley, un acreedor que vaya a inscribirnos en una lista de morosos debe hacérnoslo saber. De la misma manera, la empresa titular del fichero de impagados también debe notificar al deudor de su inclusión en su base de datos, por lo que cualquier persona que esté inscrito debería haber sido notificado.

Sin embargo, puede darse el caso de que dicha persona deudora haya cambiado de domicilio y, por tanto, que no haya recibido la notificación correspondiente, por lo que en esa situación deberá dirigirse a los propietarios de los ficheros más habituales para informarse debidamente de los datos que figuran en su poder, si es que los tuvieran.

Ficheros de morosos en España

Existen diferentes registros de morosos en España, algunos más conocidos que otros. Además, también existen registros con información sobre riesgos. Veamos a continuación los más conocidos:

  1. ASNEF-Equifax: es, sin duda, el fichero más conocido e influyente. Le dedicamos un artículo completo del que te recomendamos la lectura.
  2. Badexcug, un fichero mantenido por Experian Bureau de Crédito (propietarios de Infodeuda, también). Al igual que ASNEF, es un fichero de carácter privado y al ser ficheros con información sobre cumplimiento o incumplimiento de obligaciones dinerarias, no necesitan tener consentimiento por parte del deudor para incluir sus datos.
  3. Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI), que no se refiere a personas físicas sino que contiene "información relativa a aquellos impagos, exclusivamente de personas jurídicas, de cuantía igual o superior a 300 euros, que se produzcan en documentos en los que conste la firma del deudor reconociendo la deuda".
  4. Central de Información de Riesgo del Banco de España. Este registro no es una lista de morosos, sino un "un servicio público que gestiona una base de datos en la que constan, prácticamente, todos los préstamos, créditos, avales, y riesgos en general que las entidades financieras tienen con sus clientes". Es decir, un sistema en el que se informa acerca de los riesgos asociados al crédito, sin más.

Formas de salir de una lista de impagos o de morosos

Hay dos formas principales, que son saldando la deuda e impugnando la inclusión en el listado. Al saldar la deuda, se elimina el registro en el fichero y no queda rastro alguno, ni tan siquiera un saldo nulo. Como nos podemos imaginar, impugnar la inclusión en el fichero no es algo trivial, y puede que se resuelva con la no inclusión, o con la inclusión de todos modos. Siempre dependerá de los términos de la impugnación, es decir, si el acreedor la acepta, o no; si es una impugnación viable, o no...

En caso de salir bien la impugnación, seríamos eliminados del fichero sin tener que saldar la deuda. Esto puede suceder porque la deuda haya prescrito, por ejemplo, lo que haría la inclusión improcedente.

En todo caso, el registro debe eliminarse a los 6 años de la deuda, momento en el cual dejaremos de estar incluidos en el fichero de morosos. Sin embargo, la recomendación principal es tratar de saldar la deuda pendiente, o intentar negociar con el acreedor.