Categoría |

Artículo sobre información fiscal


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Cuándo es mejor amortizar la hipoteca... ¿a principio o a final de año?

Todas las claves para saber cuándo es mejor amortizar la hipoteca


Cuando se tiene cierta cantidad de dinero ahorrado surgen las dudas sobre cuál es la mejor opción para hacerlo rentable: ¿un depósito, un fondo de inversión? ¿O quizás una amortización de la hipoteca?

La tendencia desde la crisis económica, según datos de Inverco y del Banco de España, apunta a la preferencia de los españoles por invertir sus ahorros en productos como fondos, planes de pensiones, seguros o directamente en Bolsa, llegando actualmente al 57% del total de los activos financieros (en 2008 la cifra era del 50,2%). Es más, en 2011 sólo el 15% de los ahorradores invertían en productos con plazos superiores a 3 años, en 2017 ese porcentaje aumentó al 35%.

No obstante, con los valores del euríbor inferiores al 0% de los últimos años (el dato más reciente del mes de febrero situaba su cotización en el -0,191%), se complica la decisión de lanzarse o no a amortizar el préstamo hipotecario y, en caso afirmativo, de cuándo resultaría más conveniente hacerlo.

 

Amortizar la hipoteca en 2018, ¿sí o no?

Ante la situación que se vive de tipos de interés bajos hay que tener en cuenta diversos factores a la hora de escoger la opción de la amortización, además de las circunstancias personales de cada uno.

Por una parte, al abaratarse el coste de la financiación, también lo hacen los intereses de la hipoteca. Por esta razón, el ahorro que se puede conseguir es menor que si los intereses fueran más elevados. Como norma general, si los intereses del préstamo hipotecario son inferiores a la rentabilidad de otra inversión que se pueda hacer, no conviene amortizar.

Por ejemplo, si se tiene un préstamo hipotecario en el que quedan por devolver 100.000€ en diez años con un tipo de interés del 0,80% y se amortizan 10.000€, el ahorro en intereses sería de 1.864€, pero si en este mismo ejemplo se aplica un tipo de interés del 3%, el importe ahorrado asciende a los 4.776€. Una diferencia considerable.

Por otra parte, aprovechar el euríbor negativo puede ser una buena opción para reducir la deuda y afrontar mejor la posible normalización del dinero en un futuro, cuando el índice hipotecario vuelva a subir.

Además, teniendo en cuenta la baja rentabilidad que se está ofreciendo hoy en día en otros productos de ahorro, como los depósitos que rondan el 0,10% a doce meses (según datos del Banco de España), el hecho de reducir intereses en la hipoteca puede convertirse en una buena decisión. 

 

Requisitos para deducciones fiscales

Una de las mayores ventajas de amortizar la hipoteca es la deducción fiscal que puede suponer. Para beneficiarse de esta reducción en el IRPF, hay que cumplir algunos requisitos:

  1. Que el préstamo hipotecario sea destinado por completo a la adquisición de una vivienda.
  2. Que dicha vivienda sea un bien inmueble (las casas móviles, por ejemplo, se consideran bienes muebles).
  3. Que la hipoteca se haya formalizado antes del 1 de enero de 2013.
  4. Que el inmueble adquirido sea la vivienda habitual del hipotecado.

 

¿Cuál es el beneficio tributario?

Si hablamos de cantidades, el porcentaje que se aplica es del 15% sobre un máximo de 9.040€, es decir, en total se puede ahorrar un máximo de 1.356€ en la declaración de la renta. En el caso de que haya dos titulares del préstamo que hagan la declaración de forma individual, esta cantidad asciende a los 18.080€. Para saber más fácilmente si se puede optar a esta deducción, se puede tomar de referencia las cuotas mensuales: si son superiores a 750€ sí se puede aplicar, en caso contrario, convendría amortizar la cantidad restante.

Por todo ello, lo más recomendable en el caso de querer amortizar la hipoteca, sería hacerlo antes de finalizar el año, para así poder aprovecharse de las ventajas fiscales en la campaña de la Renta.