Actualidad económica >

Las mujeres tardan un año más en pagar su hipoteca por la brecha salarial

Las féminas necesitan un año y tres meses más de sueldo que los hombres para poder cancelar su hipoteca. 

image backgorund post

La brecha salarial también afecta al mundo hipotecario. Las mujeres tienen que hacer un mayor esfuerzo económico para poder hacer frente a los pagos de una hipoteca. Si tenemos en cuenta que el importe medio de las hipotecas en 2017 fue de 115.617 euros, las mujeres necesitan un año y tres meses más de sueldo que los hombres para poder cancelarla. 


Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la brecha salarial entre hombres y mujeres asciende a 5.941 euros anuales. Esta diferencia dificulta el acceso a las mujeres al mercado de la vivienda. Con unas ganancias medias anuales de 20.051 euros frente a los 25.992 euros de los hombres, las propietarias deben destinar un 33,12% de sus ingresos al pago de la cuota hipotecaria, frente al 25,55% de los hombres.


Así en el año 2017, el 18,2% de las mujeres tuvo ingresos salariales menores o iguales que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), frente al 7,4% de los hombres. Si se tienen en cuenta los salarios más elevados, el 9,8% de los hombres presentó unos salarios cinco veces o más superiores al SMI, frente al 5,0% de las mujeres. La desigualdad también queda patente si se analiza la proporción de trabajadores con ganancia baja (asalariados cuya ganancia hora está por debajo de los 2/3 de la ganancia mediana), que fue del 16,7% en 2017. Entre estos trabajadores, el 65,5% eran mujeres.

 

Salarios por sección de actividad económica

A la hora de solicitar un préstamo hipotecario, el nivel académico y el grupo ocupacional al que se pertenezca dentro de la empresa son algunos de los requisitos que piden las entidades a la hora de solicitar la hipoteca. Muchos bancos tienen en cuenta estos factores la hora de tomar la decisión final sobre el tipo de préstamo. 

La ocupación es una de las variables que más influyen en el nivel salarial. Destaca la gran diferencia del salario medio del grupo de Directores y gerentes con el resto de ocupaciones. El salario de dicho grupo fue un 123,5% superior a la media. También estuvieron por encima de la media las ocupaciones de los grupos Técnicos y profesionales científicos e intelectuales, Técnicos y profesionales de apoyo, Trabajadores de los servicios de protección y seguridad y Operadores de instalaciones y maquinaria fijas y montadores.

 

Las mujeres siempre tiene un salario inferior 

En todas las ocupaciones las mujeres tuvieron un salario inferior al de los hombres. La menor diferencia se dio en los Trabajadores cualificados de la construcción, excepto operadores de máquinas. Por su parte, la mayor diferencia se produjo en el grupo de Trabajadores no cualificados en servicios (excepto transportes).

Respecto al tipo de contrato, el salario de las mujeres también es más bajo, un 8,8% menor para los contratos indefinidos y un 32,6% menor para los de duración determinada. En cuanto a la variación de la ganancia anual respecto al año anterior, el salario disminuyó en 2017 en los contratos de duración indefinida un 0,7% y aumentó un 4,7% en los de duración determinada.

 

Cantabria, la comunidad con mayor brecha salarial 

El salario medio de las mujeres fue inferior al de los hombres en todas las comunidades, aunque la diferencia varía de unas a otras. La distinta estructura del empleo y la ocupación en cada comunidad es el factor fundamental que explica esta variabilidad. Canarias presentó en 2017 la menor desviación entre los salarios de hombres y mujeres, seguida por Illes Balears y Comunidad de Madrid. Por el contrario, Cantabria tuvo la mayor divergencia, seguida de Principado de Asturias y Comunidad Foral de Navarra.

 

En 2016, la brecha de género en pensiones ascendía a 440 euros mensuales 

 

Según el informe ‘¿Hacia la progresiva reducción de la brecha de género en las pensiones contributivas?’ del BBVA, en 2016 el sistema de la Seguridad Social pagaba 3.605.892 pensiones de jubilación a hombres frente a 2.125.985 a mujeres. Mientras el importe medio de las pensiones de ellos ascendía a algo más de 1.200 euros mensuales, el de las pensiones de ellas apenas llegaba a los 760 euros. Una diferencia de 440 euros al mes. 

Si bien la diferencia entre los importes de las pensiones de jubilación es menor cuando la comparación se circunscribe a las nuevas altas, aún resulta significativa. Así, el importe medio de las nuevas pensiones concedidas a los hombres en 2016 ascendió a 1.458 euros, un 22,5% superior al importe medio de las altas de pensiones de jubilación concedidas a las mujeres (cifrado en aproximadamente 1.130 euros). 

 

La brecha comienza reducirse 

 

Ciertamente, esta diferencia muestra una tendencia decreciente: en 2015 era del 25,5% (en 2015, la media de las altas masculinas por jubilación ascendió a 1.480 euros, y la de las mujeres, a 1.103 euros); y en 2006, significativamente mayor: 46,7%, lo que significa que, por entonces, la pensión media de las altas masculinas de jubilación doblaba prácticamente a la de las altas femeninas (1.108 euros para ellos y 591 euros para ellas).

Por tanto, la inserción progresiva de las mujeres en el mercado laboral desde los años setenta se está reflejando ya en una reducción de la brecha existente entre los jubilados y las jubiladas más jóvenes. Aunque las nuevas jubiladas siguen cobrando pensiones inferiores a las de los nuevos jubilados, la diferencia entre ambos importes se ha reducido en un 37% en apenas diez años (entre 2006 y 2016).



 

Sobre el autor del artículo.