¿Cómo debo elegir un seguro para mi coche?

La edad y los años de experiencia como conductor de la persona que va a ponerse al volante son datos vitales para las entidades aseguradoras.

El seguro de automóvil es el seguro que se revisa con mayor frecuencia, en muchos casos poniendo el ojo, de forma poco acertada, en el precio como elemento decisivo.  Lejos de tratar la renovación como un mero trámite en el que intentar ahorrar todos los euros posibles, deberíamos tratarla como un momento de revisión de nuestras circunstancias y necesidades de aseguramiento reales, que pueden haber cambiado en el último año. No es tarea fácil.

Las coberturas y sus límites

Obviamente las coberturas son la base del seguro y es el punto principal sobre el que debemos poner la lupa. Nadie da duros a cuatros pesetas y, en muchas ocasiones, un precio excesivamente bajo tiene su explicación en unas menores coberturas.

¿La asistencia en carretera es desde la puerta de casa o desde un mínimo de kilómetros? ¿Tiene el mismo capital para fallecimiento e invalidez del conductor? ¿Y los gastos médicos? Es importante comprobar que, en vez de ganar, no perdemos con el cambio. Aunque puedan parecer iguales, no todos los seguros lo son.

En cuanto a la antigüedad del coche, es un dato a tener en cuenta a la hora de decidirse por contratar un seguro “a todo riesgo” u optar por un “terceros”. Si el coche no tiene muchos años la opción ideal es la primera, un seguro que en caso de que el vehículo resulte dañado por culpa del propietario se encargue de la reparación. ¿Con franquicia o sin franquicia? Comparar precios de ambas modalidades y decidirse, dependerá en gran parte de la economía de cada persona. 

Si el coche pasa de los 5 años, alguno más si es de alta gama, la cosa cambia e igual lo conveniente es fijarse en los seguros a terceros que existen en el mercado. Pueden complementarse con coberturas de lunas, robo, incendio e, incluso, pérdida total, que se encargaría de indemnizar al propietario si el coche queda siniestro total en un accidente culpa suya.  

Quién conduce el coche

La edad y los años de experiencia como conductor de la persona que va a ponerse al volante son datos vitales para las entidades aseguradoras. El precio no es el mismo para un conductor con veinte años de experiencia que para uno que acaba de salir de la autoescuela. Estos últimos no les gustan demasiado, al igual que ocurre con los menores de 25 años.  Ahorrar en el seguro incluyendo un conductor mayor o con más experiencia puede salir muy caro. 

Qué extras puedo encontrar

Todo aquello que el vehículo no trae de serie es un extra. Unas llantas más grandes, un navegador que acaba de salir, la pintura metalizada... aumentan el precio en el momento de la compra y también aumentan el del seguro. Antes de exponerlos a los amigos de lo ajeno y otros peligros de la vida real hay que revisar que están cubiertos, para lo que habrá que declararlos en el contrato e informar sobre el coste que han supuesto. 

Con quién contratar

El abanico de posibilidades es amplio, no solo en lo que a entidades aseguradoras se refiere, sino también a los canales existentes a la hora de contratar. Cada opción tiene sus pros y sus contras y la decisión dependerá de las prioridades y preferencias de cada persona.  

Si se valora el trato personal, asesoramiento profesional y cercano, es probable que se opte por el canal tradicional y se acuda a un mediador de seguros. En caso de preferir la inmediatez y la comodidad de buscar, comparar y contratar sin salir de casa, las nuevas tecnologías serán de utilidad. Para seguros contratados a distancia existe un plazo de 14 días en el que será posible cambiar de opinión. Es lo que se conoce como “derecho de desistimiento”.

Anular el seguro anterior

Una vez finalizado el proceso de búsqueda, si de lo que se trata es de cambiar de compañía, no hay que olvidar anular el contrato actual. Para ello se debe avisar a la compañía que se abandona con un mes de antelación, por escrito y de forma que quede constancia del envío. 

No es buena idea optar por la devolución del recibo, una práctica habitual hasta no hace mucho. Las cosas han cambiado y, lo que antes se arreglaba con la anulación del contrato por impago, hoy puede derivar en una reclamación judicial por no cumplir con el plazo establecido. 

Sobre el autor del artículo.

¡Hola! Soy Elia Costas, Mediadora de Seguros Titulada con más de 10 años de experiencia en el sector, que he desarrollado en compañías como Mapfre, Seguros El Corte Inglés o Previsora Bilbaína.Recientemente he fundado El Asegurado Enterado - www.elaseguradoenterado.com - un proyecto personal donde utilizo mi formación y experiencia para acercar el mundo del seguro a las personas a través de un lenguaje fácil y comprensible. Eespero que con la información y servicios que ofrecemos, ten ...

Más artículos del autor.

¿Para andar en bicicleta debo tener un seguro? ¿Si tengo un accidente con las bicicletas de BiciMad, quién me asegura y qué me cubre?

¿Para andar en bicicleta debo tener un seguro? ¿Si te ...

¿Existe algún seguro de cancelación de Airbnb?

¿Existe algún seguro de cancelación de Airbnb?

Cómo revisar anualmente tus seguros

Cómo revisar anualmente tus seguros

Cómo revisar el seguro de salud a final de año

Cómo revisar el seguro de salud a final de año