¿Cómo se interpreta la Prima de Riesgo y por qué ya no se habla tanto de ella?

La Prima de Riesgo es el diferencial que existe entre el interés que se paga por la deuda de un país y el que se paga por la de otro.


A estas alturas, ya nos hemos familiarizado con el término Prima de Riesgo, incluso, con alguno de sus sinónimos: Diferencial de Deuda o Riesgo País. En los últimos años ha sido uno de los términos más utilizados y no por ello enteramente conocido, ni su significado ni sus consecuencias, tanto en la economía de un país como en la de los inversores domésticos.

¿Qué es la Prima de Riesgo?

La Prima de Riesgo es el diferencial que existe entre el interés que se paga por la deuda de un país y el que se paga por la de otro. Ese diferencial representa el indicador que sirve para medir la presión del Mercado sobre la Deuda Soberana de un país, en concreto, midiendo el sobrecoste que tiene que pagar un Estado frente a otro para poder financiarse.

Antes de la creación de la Eurozona poco o ningún sentido tenía hablar de la Prima de Riesgo pues, como cada país tenía su moneda, era complicado comparar el interés que había que pagar por su deuda. El aumento de la rentabilidad de la deuda significaba miedo a una devaluación, miedo a un impago por cualquier problema surgido en el país o, también, aumento de los tipos de interés. A partir de que se crea la moneda única y su regulación pasa a depender del Banco Central Europeo, los países pierden la soberanía monetaria y ya es posible comparar la deuda que emiten dos países diferentes de la Zona Euro.

Cálculo de la Prima de Riesgo 

Para realizar el cálculo de la Prima de Riesgo, al ser un diferencial, tenemos que encontrar un país que sirva de referencia para todos. En el caso de la Zona Euro, Alemania, al ser país más “solvente”, es el que tiene el riesgo de impago más bajo. Se hace comparando, para un mismo plazo, la deuda pública del país en cuestión con la deuda de Alemania. Si la diferencia es positiva, indica que el riesgo de impago de ese país es mayor que el de Alemania.

La comparación de la deuda se hace habitualmente con el Bono a 10 años y su cotización será la que marque el Mercado Secundario, al ser este lo suficientemente líquido y sensible como para hacer el cálculo. El Mercado Primario, en cierta medida, se contagia del Secundario y una subida o bajada en la Prima afecta directamente a las subastas que frecuentemente realiza el Tesoro.

La diferencia entre el Bono de un país y otro será la Prima de Riesgo que se medirá en puntos básicos (un 1% equivale a 100 puntos básicos).

Con un ejemplo se verá más claro. Supongamos que en un momento dado, el Bono español a 10 años cotiza al 2,729% y el alemán al 1,167%. La diferencia será de 1,562. Si se transforma el resultado en puntos básicos queda que la Prima de Riesgo en el momento del cálculo es de: 156 puntos básicos.

Consecuencias de la Prima de Riesgo

Cuanto mayor sea la Prima de Riesgo de un Estado mayores intereses se pagarán para cubrir sus necesidades de financiación, teniendo consecuencias nefastas para su economía. Por el contrario, si lo miramos desde el punto de vista del inversor, mayor Prima de Riesgo supone un mayor beneficio, asociado al mayor riesgo que debe de asumir.

La Prima de Riesgo está basada en la cotización de los títulos en el Mercado Secundario, por lo tanto, no constituye, aunque afecte, una referencia directa  en los costes de financiación de un país ya que, suponiendo que el Tesoro realizase una emisión de bonos a 10 años en ese instante, no coincidiría con la cotización de la Prima de Riesgo, pues ésta se calcula por la negociación del activo ya emitido. Al ser un diferencial entre dos valores no siempre es malo que suba y no siempre es bueno que baje. La razón es que varía según la fluctuación de cada valor del diferencial. Vamos a verlo con dos ejemplos.

En el ejemplo anterior, supongamos que aumenta la cotización del Bono español al 2,929% permaneciendo invariable el alemán, el resultado de la Prima de Riesgo sería de 176 puntos básicos, 20 puntos básicos más que en el ejemplo. En este caso, el aumento ha sido provocado por la variación al alza del Bono español lo que repercute en una Prima superior. Esta variación es contraproducente para nuestro Estado.

Ahora y usando el mismo ejemplo, el Bono que varía es el alemán y pasa a cotizar al 1,267% permaneciendo invariable el español. El resultado de la Prima sería en este caso de 146 puntos básicos, es decir, 10 por debajo. En este caso, la Prima ha disminuido y sin embargo no afecta demasiado a la economía española pues la cotización de su Bono no ha variado.

De cara al inversor de Deuda Pública, la Prima de Riesgo es uno de los puntos principales de referencia pues dependiendo de las variaciones que experimente así se adoptará el criterio de inversión. De cara al inversor en Bolsa también debe de ser un punto de referencia pues son contrapuestos: si la Prima sube la Bolsa baja y viceversa.

Esta contraposición entre Bolsa y Prima tiene su lógica: Si sube la Prima, se desinvierte en Bolsa y se invierte en Bonos pues aunque el riesgo ha subido es inferior, en la mayoría de los casos, a la inversión en Bolsa. Si la Prima baja, se desinvierte en Bonos para invertir en Bolsa.