¿Cuáles son los supermercados más caros y más baratos para llenar la cesta de la compra?

Mercadona y Alcampo son los supermercados más económicos a nivel nacional.


Hasta 3.017 euros de diferencia. Hacer la compra en un supermercado y otro puede conllevar un ahorro de 3.017 euros anuales, según un estudio publicado este martes por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). 

El informe de la OCU recopila los datos de 1.176 supermercados de toda España. Los más baratos son: Dani (4.269 euros de coste anual de la cesta), Supeco (4.379 euros) , Vidal (4.412 euros), Tifer (4.431 euros) y Cash Fresh (4.447 euros).  Por el contrario, las cadenas más caras son: Sánchez Romero, que repite como el más caro del país (7.286 euros), Ulabox (6.081 euros), Suma (5.785 euros), Sorli Discau (5.629 euros) y Altoaragón (5.540 euros). 
 

Mercadona y Alcampo son los supermercados nacionales más baratos 


El problema para acudir a los súper más baratos es que no tienen establecimientos en toda España, por lo que Mercadona y Alcampo se posicionan como los más económicos con presencia en gran parte del territorio, frente a El Corte Ingles y Ulabox como que son los más caros.

Puertollano, Jerez de la Frontera y Ciudad Real son las ciudades donde es más barato hacer la compra frente a Getxo, Palma de Mallorca y Barcelona que figuran como las más caras.

Para realizar este estudio, la OCU ha contado con datos de 173.305 precios de 1.176 supermercados, hipermercados y tiendas de descuento de 64 ciudades españolas e internet. En todos ellos ha elaborado una cesta de la compra ficticia con 242 productos de diversas categorías que incluyen frescos (carne, pescado, frutas y verduras), envasados, higiene y droguería, tanto de marcas líderes en su segmento como de marca blanca. 

¿Cómo ahorrar en la cesta de la compra si quiero hacer dieta? 

Tras los excesos del verano, mas de un consumidor estará pensando en ponerse a dieta. Combinar una buena alimentación con el ejercicio es muy importante para perder los kilos que hayamos podido acumular durante el verano. 

Comer sano no suele ser sinónimo de barato, por eso desde iAhorro hemos preparo cuatro ejemplos de menús para ponerse a dieta y una comparativa de precios de los 32 alimentos que componen esta cesta de la compra para dos semanas. Para recopilar los datos, hemos consultado los precios de estos alimentos en las webs de los supermercados: Mercadona, Eroski, DIA, Hipercor, Alcampo y Carrefour.

La cesta de la compra se lleva aproximadamente el 20% del presupuesto mensual, por eso comparar los precios es muy importante para ahorrarse unos eurillos a final de mes. En la gráfica 4 (al final del informe) podemos ver que en la misma cesta de la compra nos podemos ahorrar hasta 22,2 euros, según se haya hecho la compra en una super o en otro.  El monto total de estos 32 alimentos nos ha costado 65,46€ en Mercadona, 71,89€ en Alcampo, 73,01€ en DIA, 75,95€ en Carrefour, 80€ en Eroski y 87,66€ en Hipercor. 

Lista de consejos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad 

  1. Buscar un supermercado económico cerca de casa hace que podamos prescindir del coche y ahorrar en gasolina. Además, es bueno para el medioambiente.
  2. Llevar siempre la lista de compra hace que nos centremos en lo que necesitamos. Nos lo agradecerá el bolsillo y también la salud. 
  3. Ir sin hambre hace que se nos antojen menos cosas y ayuda a resistir a la compra compulsiva. Cuando el apetito manda, solemos decantarnos por comida preparada, como pizzas, bollos, bebidas azucaradas o alimentos precocinados de poco precio pero escasa calidad e índices calóricos muy elevados.
  4. Ir sin prisa es primordial para poder procesar mejor la información del etiquetado: cantidad, precio, marca, fecha de caducidad, contenido y valor nutricional, calorías, grasas, etc. y escoger el producto más indicado para nuestras necesidades. 
  5. Planificar la compra de los menús semanales para no tirar las sobras. Si la unidad familiar se compone por una o dos personas, no necesitamos grandes cantidades. Podemos dar un buen uso de las monodosis y comprar packs de tres o cuatro lonchas de embutido o postres unitarios. Las tostadas integrales duran mucho más que una barra de pan y, además, nos permite controlar las cantidades. 
  6. Comprar la verdura y la fruta a última hora de la tarde. En algunos mercados o supermercados suelen hacer muy buenas ofertas a éstas horas para no tirar el sobrante y lo podemos aprovechar.
  7. Comprar los yogures de medio litro en lugar de en raciones individuales. Este envase sale más económico, siempre y cuando no lo comamos de una sola vez. 
  8. Comprar los no perecederos, leche, aceite, latas de pescado, botes de verdura, galletas... en gran cantidad cuando hay buenas ofertas.
  9. Comprar los productos frescos por unidad. Si necesitamos dos manzanas o dos filetes, ¿porque llevarnos un kilo o más? A fin y al cabo comprar un producto fresco tiene sentido sólo cuando se consume al poco tiempo. 
  10. A veces el formato ahorro "50% más", o familiar no es más barato que los envases más pequeños.
  11. Ojo con las cosas de 1 euro. Muy probable el kilo sale a 10 euros, que no es nada barato. También se utiliza este truco para "abaratar visualmente" los productos de panadería, con precio de 100 gramos.
  12. Las legumbres engordan menos que los hidratos y cuestan más o menos lo mismo. La regla de oro que debemos utilizar, si no se quiere engordar, es más lentejas y menos arroz.
  13. El pescado es caro, pero necesario porque es fuente de Omega 3 y previene de enfermedades del corazón. Los nutricionistas recomiendan comer pescado 2 o 3 veces a la semana. Si no se quiere gastar en jurel, salmón, arenque, bacalao y mariscos, se puede optar por pescados asequibles como la panga o el atún enlatado.
  14. Cuidado con el envase antes de pesar el producto. Estos papeles tan gruesos de estraza pesan unos 20 o 30 gramos, y según lo que uno compra, le puedan cobrar el papel o el envase de plástico a precio de embutido, carne o pescado. 
  15. Llevar siempre la bolsa de la compra. Es quizás el ahorro menos significante, ya que se ahorran sólo unos céntimos, pero la sensación de que cuidas el planeta no tiene precio.