¿Cuándo utilizamos los préstamos personales?

Para qué los solicitamos, cuánto pedimos y qué debemos tener en cuenta.

Los préstamos personales son contratos entre una entidad financiera y una persona. La entidad presta cierta cantidad de dinero a la persona, y esta se compromete a su devolución en cuotas periódicas, en un plazo determinado. En esas cuotas se incluyen los intereses pactados, y en el contrato se especificarán además los posibles gastos que deriven de las gestiones.

¿Para qué solemos solicitar préstamos personales?

Existen muchos motivos, pero se pueden resumir en cinco principales:

  • Pago de deudas: es el caso de personas que tienen deudas pendientes que crecen en el tiempo (impuestos atrasados, multas) y que, gracias a un préstamo personal, pueden cancelar. El préstamo les permitirá pagar cómodamente los plazos sin tener la amenaza de un embargo de bienes o cuentas corrientes, por ejemplo. Otra opción es la reunificación de deudas, aunque es una práctica que conlleva ciertos riesgos.
  • Para comprar un vehículo: puede ser una opción interesante para poder pagar la entrada de un coche, por ejemplo.
  • Para llevar a cabo reformas en casa: es uno de los gastos importantes para muchas familias. Además, las reformas pueden llegar en un momento inoportuno, o el presupuesto final puede encarecerse bastante debido a cualquier factor inesperado. Por ello, muchas familias recurren a un préstamo personal para realizar la inversión.
  • Gastos relacionados con los hijos: desde gastos inesperados hasta el pago de la cuota del colegio, o la matrícula de la universidad.
  • Para vacaciones: si no se ha hecho una buena planificación de la economía doméstica, un préstamo personal podría permitir disfrutar de esas vacaciones tan ansiadas a toda la familia. Eso sí, las disfrutaremos con intereses.

Consejos para solicitar un préstamo personal

¿Cuánto dinero pido? Es la pregunta del millón, y la respuesta es muy sencilla: pide justo lo que necesitas, y ni un euro más. Cuanto más pidas, más intereses pagarás a lo largo del tiempo. Para saber exactamente lo que necesitamos pedir hemos de tener muy claro el fin del préstamo, y hemos de haber realizado, casi, un examen de conciencia para tener claro que el préstamo es lo que necesitamos (y que no podemos conseguir el dinero mediante acciones en nuestra economía doméstica).

Hay entidades como Banco Mediolanum que te ayudan a tomar esta decisión gracias a su Family Banker. Cada ciudadano tiene un perfil diferente por eso es muy importante analizar la situación financiera de cada uno de forma individual. 

Un vez sabemos el destino del dinero que recibiremos con el préstamo personal, pasamos a solicitarlo justificando el gasto. Por lo general, las entidades financieras necesitan saber para qué queremos el dinero solicitado (es una variable a tener en cuenta para valorar el riesgo). Si lo necesitamos para adquirir un vehículo para trabajar tendremos más posibilidades que si lo solicitamos para otros fines menos "importantes".

Es necesario que nos fijemos muy bien en las condiciones del préstamo: plazos y cuotas, intereses, gastos de gestión (por apertura, por ejemplo, o si tiene gastos por amortización anticipada), comisiones, TAE... Es vital que conozcamos previamente a la firma todas las condiciones, y que leamos completamente la letra pequeña del préstamo, para no pillarnos los dedos en el futuro.

Además, el cumplimiento de las cuotas periódicas debe ser ejemplar: no nos podemos retrasar en ninguna cuota. Volvemos a lo de siempre: la planificación. Antes de aceptar plazos debemos saber si podemos asumirlos en tiempo y forma. El retraso de una cuota activará los intereses de demora, y si la cosa se repite, podemos llegar a tener serios problemas financieros.

Un último apunte: si es posible, recurre a prestamos personales con garantías, es decir, préstamos en los que tú debas aportar garantías a la entidad financiera. Si eres trabajador por cuenta ajena, lo más común es que te soliciten tu nómina, que debe indicar un nivel de ingresos suficiente, o el contrato de trabajo (pueden exigir que sea de carácter indefinido). En el caso de ser trabajador autónomo, lo más habitual es que tengas que presentar la declaración de IRPF, el resumen anual del IVA, o los últimos recibos del pago de la cuota de autónomos.

De la misma manera, intenta evitar los préstamos inmediatos que, en primer lugar, son de pequeñas cantidades. En segundo lugar, el plazo de pago es muy corto y pagarás muchos intereses por ese préstamo. A la hora de solicitar un préstamo personal, la regla de oro es pagar lo mínimo posible por el dinero que nos prestan.

Lista de artículos más recientes

¿Han tocado fondo las hipotecas fijas?
¿Han tocado fondo las hipotecas fijas?

En febrero de 2016, este tipo de hipotecas suponían el 10% de los préstamos para vivienda contratados por los españoles. En ese momento, nadie podía imaginar que las hipotecas fijas se iban a poner de moda y llegarían a suponer más del 40%.

Cómo realizar compras por internet de forma segura
Cómo realizar compras por internet de forma segura

La mayoría de las páginas webs de compras online han mejorado sus estándares de seguridad, pero eso no significa que no debas prestar atención a algunas pautas de seguridad que te permitirán conciliar el sueño cada noche.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Préstamos?

iAhorro te ofrece la posibilidad de comparar entre todos los préstamos que oferta el mercado y te acompaña en el proceso de contratación para ayudarte a encontrar soluciones financieras adecuadas a tus necesidades. Elegir el mejor préstamo personal es clave para ahorrar dinero en la financiación.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.