¿Cuánto cuesta de media tener un coche en propiedad?

Los gastos por adquisición, el mantenimiento, el seguro, los impuestos o el repostaje son datos a tener en cuenta antes de comprarnos un coche.


El valor de un coche no se limita al precio de compra en el concesionario. Durante la vida del automóvil, el comprador tiene que hacer frente a diversos gastos que van desde los seguros e impuestos hasta el carburante.  Según un estudio realizado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), un coche de gasolina cuesta unos 6.600 euros por cada 15.000 kilómetros (0,44 euros/km), mientras que un vehículo Diesel nos costaría de media unos 8.790 euros por cada 30.000 kilómetros, lo que se traduce en 0,293 euros/km.

Para saber el valor real del coche, a los gastos iniciales de la compra hay que sumarle los gastos de mantenimiento del vehículo para que puedas seguir circulando de forma segura y cumpliendo la normativa vigente.
 

¿Cuáles son los costes iniciales derivados de la compra de un coche nuevo?

Después de comprar el coche lo primero que tienes que hacer es matricularlo y pagar el correspondiente impuesto que se establece en función de las emisiones de CO2 del vehículo en cuestión. Los vehículos que emiten menos de 120 gramos por kilómetro no requieren el pago de ninguna tarifa. Desde los 121 gramos y hasta los 159 gramos se habrá de pagar el equivalente al 4,75% del precio de compra. Desde los 160 gramos y hasta 199 gramos, implica un 9,75% y, a partir de los 200 gramos, se pagará un 14,75% de impuesto de matriculación.

Una vez matriculado hay que hacer el pago del impuesto de circulación para poder moverte por la ciudad. Este impuesto es municipal por lo que habrá que abonarlo en la cuidad en la que esté registrado el vehículo. 

¿Cuáles son los costes iniciales derivados de la compra de un vehículo de segunda mano?


En el caso de los coches de segunda mano, lo primero que hay que hacer es solicitar en Tráfico un informe completo de la matrícula. De esa forma, podrás verificar que el vendedor y actual dueño del coche está al corriente del pago de los impuestos de circulación, ITV, facturas de posibles revisiones y, por supuesto, cualquier multa o carga que pese sobre el vehículo. En caso de que alguno de estos aspectos estuviese pendiente de pago, esto debería ser valorado en el precio de compra.

Otros impuestos

  • -Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
     
  • -Impuesto de circulación en caso de que no haya sido previamente costeado por el dueño.

 

Gastos anuales de los vehículos 

El seguro del coche es obligatorio y su precio depende de la edad del conductor, los años del carnet y el número de partes que haya dado previamente. También se tienen en cuenta las caracteristicas del vehículo como la cilindrada o las emisiones. 

Hay diferentes tipos de seguro: desde el todo riesgo hasta uno básico a terceros que puede rondar los 400 euros. Cuantas más coberturas tenga el seguro más caro será a final de año. 

La media de los costes de mantenimiento y reparaciones que puede requerir un vehículo a lo largo de un año van aumentando conforme el vehículo cumple más años. Los primeros años es posible que no te gastes nada o que la garantía te cubra la mayoría de las cosas. Luego la cifra va aumentando y es posible gastarse unos 2.000 euros al año si te toca cambiar las ruedas y revisar el aceite. 

Combustible

El coste que implique la compra de carburante también puede variar bastante en función del kilometraje recorrido al año, el tipo de motor, gasolina, diesel o híbrido, así como el propio precio del combustible, en función del momento del año.