Actualidad económica >

¿Debo declarar en la Renta los préstamos que haya pedido ese año?

Los préstamos son operaciones donde una entidad financiera, mediante un contrato, pone a nuestra disposición una determinada cantidad de dinero

- Última actualización el 20/03/2018

image backgorund post

Son muchas las familias en España que tienen que solicitar préstamos para sufragar gastos corrientes como pueden ser compra de vehículo, compra de vivienda, o solventar deudas que se han adquirido con el tiempo, como pueden ser pago de impuestos o multas, entre otras. 

Los préstamos son operaciones donde una entidad financiera, mediante un contrato, pone a nuestra disposición una determinada cantidad de dinero. Por medio de este contrato se adquiere la obligación de devolver el dinero en un determinado plazo de tiempo pactado, además del  abono de unas comisiones y unos intereses determinados. La devolución del dinero recibido podrá hacerse en uno o varios pagos.

 

Dependiendo de para que necesitamos el dinero los préstamos se clasifican en:

 

  • -    Préstamos Personales, son los más solicitados en España, se usan para financiar necesidades concretas, gastos inesperados, en un momento determinado, generalmente son cantidades pequeñas. Los proyectos que financian estos préstamos son por ejemplo, bodas, vacaciones, etc.
  • -    Préstamos de Consumo, son muy parecidos a los préstamos personales, suelen utilizarse para financiar bienes de consumo duradero como puede ser coches, electrodomésticos, etc. 
  • -    Préstamos  Hipotecarios, estos préstamos permiten disponer de una cantidad importante más elevada que los anteriores para la compra o rehabilitación de una vivienda u otro inmueble. Al tener unas cuantías elevadas los plazos de amortización también son mayores. Antes de la concesión del préstamo las entidades de crédito exigen una garantía suele ser el propio inmueble, en caso de impago pasará a ser de la entidad financiera.
  • -    Préstamos de Estudios, se trata de préstamos dirigidos a financiar matrículas universitarias, estudios de postgrado o másteres. Los tipos de interés de los préstamos de estudios son más baratos que los de los préstamos personales.

Nos acercamos al periodo de las declaración de la Renta 2017 el plazo se abrirá en abril y se cerrará el 30 de junio, muchos ciudadanos con préstamos no saben sí son deducibles o no.

Por tanto es importante centrarnos en este punto e indicar que no todos los préstamos deducen en la declaración sobre la Renta de las Personas Físicas en, adelante IRPF, sólo serán objeto de deducción los préstamos destinado a la compra o rehabilitación de la vivienda habitual del contribuyente formalizado con anterioridad al 1 de enero de 2013, se introduce un régimen transitorio, que les permite seguir disfrutando de la deducción en los mismos términos y con las mismas condiciones existentes a 31 de diciembre de 2012. 
 

¿Debo declarar el crédito? ¿Hay alguna casilla que deba marcar?


Cuando adquirimos o rehabilitamos un bien inmueble  con financiación ajena, es decir con un préstamo hipotecario, por ejemplo, las cantidades financiadas se entienden invertidas a medida que se vayan amortizando los préstamos obtenidos. En estos supuestos, formarán parte de la base de la deducción tanto la amortización del capital como los intereses y demás gastos derivados de dicha financiación.

También forman parte de la base de la deducción los gastos y tributos originados por la adquisición que hayan corrido a cargo del adquirente.

El importe máximo con derecho a deducción por el conjunto de las inversiones en adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación de vivienda habitual y cantidades depositadas en cuenta vivienda es de 9.040 euros.

Si cumplimos con los requisitos anteriormente expuestos los contribuyentes en el apartado de deducciones en las casillas 501 y 502 de su declaración de IRPF aparecerán reflejadas las cantidades objeto de deducción.
 

¿Cumplimentación de los papeles de la Renta?

 

El préstamo hipotecario formará parte de la deducción por inversión en vivienda habitual se cumplimentará en el Anexo A1, se consignarán las cantidades invertidas en vivienda habitual se cumplimentará de acuerdo a lo estipulado reglamentariamente en la Ley de IRPF, los datos que tendremos que tener en cuenta son la fecha de adquisición, las cantidades invertidas, el número identificativo del préstamo hipotecario y el porcentaje de préstamo que se destina a la adquisición de la vivienda.

 

¿Es lo mismo el préstamo que me puede hacer un banco al de un familiar?

 

Cuando se trata de compra de vivienda habitual, la ley de IRPF habla de adquisición mediante financiación ajena, no especifica que tenga que ser por parte de una entidad bancaria, por tanto si la financiación viene de un particular como puede ser un familiar o un amigo, también será deducible en la declaración de la renta, cumpliendo los mismos requisitos que los préstamos hipotecarios.

Los contribuyentes deberán poder acreditar su destino vinculado a la vivienda y la justificación de su devolución; ello deberá efectuarse utilizando cualquiera de los medios de prueba generalmente admitidos en derecho, correspondiendo la valoración de las pruebas aportadas a los órganos de gestión e inspección de la Administración Tributaria.

La constitución de un préstamo entre particulares, con o sin interés, es una operación sujeta a la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Sin embargo, los préstamos están exentos de dicha modalidad, pero deberá liquidarse en la Comunidad Autónoma donde se formaliza el citado préstamo. 

 

Tipos de préstamos

 

En resumen, los préstamos hipotecarios ya sean concedidos por una entidad bancaria o por un familiar, serán deducibles de IRPF las cantidades anuales de amortización e intereses, en su caso, por inversión en vivienda habitual siempre y cuando la compra se haya efectuado con anterioridad al 1 de enero de 2013 ya que en dicha fecha se suprime la deducción por inversión en vivienda habitual  y se establece un régimen transitorio que permite que los contribuyentes que hayan adquirido antes de esa fecha su vivienda habitual o satisfecho cantidades antes de dicha fecha para la construcción, ampliación, rehabilitación o realización de obras por razones de discapacidad en su vivienda habitual y vinieran disfrutando de este beneficio fiscal puedan continuar practicando la deducción en las mismas condiciones que venían haciéndolo.

Los préstamos personales, de consumo, y demás no serán deducibles de IRPF, ya que no van destinados a la inversión en vivienda habitual.
 



 

Sobre el autor del artículo.



icono del autor

Rebeca Vázquez

Economista experta en finanzas

Economista en Aveira Asesores, S.C.P. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Santiago de Compostela. Asesor de Sociedades y particulares

Más artículos suyos:
· Préstamos de padres a hijos: ¿Cuándo hay que hacerlos por escrito?.
· Me dedico a la compraventa de criptomonedas, ¿Cuáles son mis obligaciones fiscales?.
· 3 datos que debes conocer para interpretar tu nómina.
· ¿Cómo saber a quién pertenece una propiedad en España?.