El Supremo decidirá quién debe pagar el impuesto de las hipotecas en un pleno el 5 de noviembre

De momento, los principales bancos españoles han retirado de sus páginas webs la información disponible sobre las hipotecas.


Los clientes o los bancos. El Tribunal Supremo decidirá el próximo 5 de noviembre quien tiene que pagar el impuesto de las hipotecas. El alto tribunal se ha dado dos semanas de plazo para revisar la controvertida sentencia de la semana pasada que atribuía a la banca el pago del impuesto de las hipotecas y que solo un día después paralizaba para ser revisada. 

De momento, los principales bancos españoles han retirado de sus páginas webs la información disponible sobre las hipotecas, a la espera de que el Supremo aclare si es la entidad o el cliente el que deberá hacerse cargo del impuesto asociado a estos créditos.

Algunas entidades están revisando las condiciones de los préstamos hipotecarios, y tampoco están ofreciendo esta información en sus oficinas, aunque no han suspendido la firma de hipotecas que ya estaba prevista.
 

Reunión de urgencia este lunes

El presidente del alto tribunal, Carlos Lesmes se ha reunido este lunes con los seis magistrados de la sección tercera de lo Contencioso Administrativo que redactaron la sentencia. Este hecho constituye un caso inédito, así como el hecho de que se revise en un pleno.

En el caso de que se confirme que son las entidades quienes deben hacerse cargo del impuesto, el impacto sobre el sector puede ser enorme. Tras conocerse el fallo, todos los bancos experimentaron grandes caídas en bolsa. 

El coste que puede tener para las entidades financieras asumir este gravamen no está claro, aunque los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) cifran en 3.631 millones de euros el importe abonado por 1,5 millones de contribuyentes en los últimos cuatro años, que es el período no prescrito.

Esa es la cantidad que podrían reclamar si finalmente el Tribunal Supremo decide que son los bancos quienes tienen que abonarlo; en una nota, Gestha detalla que las hipotecas firmadas entre octubre de 2014 y julio de 2018 son las que no han prescrito desde el punto de vista fiscal, y por tanto aquellas en las que es posible el recurso ante las haciendas autonómicas por el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.
 

Los notarios creen que es mejor seguir adelante con la firma de hipotecas

El Consejo General del Notariado ha aconsejado a estos profesionales y a sus clientes que sigan adelante con la firma de hipotecas, pero dejando constancia de que aún no está claro quién tendrá que hacer frente al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Los notarios deben informar a sus clientes del contenido de la sentencia conocida el pasado jueves, pero también deben advertirles claramente de que hasta que no se conozca la decisión definitiva del Supremo, "no es posible determinar" quién debe ser el sujeto pasivo del impuesto, es decir, si es el banco o el cliente el que debe pagarlo.