Entrevista sobre la banca del Colegio de Economistas de A Coruña

IAhorro.com

En iAhorro.com tenemos el honor de haber sido contactados por el Colegio de Economistas A Coruña para opinar sobre temas económicos de actualidad; los bancos y la crisis financiera han protagonizada la entrevista a Pau A. Monserrat, nuestro director editorial. Transcribimos parte de la entrevista publicada en el Boletín de mayo 2012 de "O Economista", que os podéis descargar en formato pdf.
Abandonó usted el sector de la banca cuando un superior le indica que “el banco no tiene alma”, y se ve obligado a vender productos a sus clientes a sabiendas de que les son perjudiciales. ¿Podría decirse que es usted el primer “objetor de conciencia financiero”?
Ni el primero ni el último, pero gracias por la definición. No soy objetor de conciencia financiero porque las finanzas son una de las bases de la economía que, en definitiva, es la disciplina que trata de gestionar adecuadamente unos recursos que son escasos. Siempre digo que los bancos no son un agente económico malo, en absoluto. Si hacen bien su trabajo, canalizan ahorro hacia inversiones productivas. El problema es que la banca en general ha hecho muy mal su trabajo, con excepciones puntuales. Los clientes bancarios hemos sido tratados como meros medios para ganar dinero a costa de nuestros ahorros o endeudamiento; me gustaría conocer el banco que trate a sus clientes como lo que son: clientes. Uno de los problemas de muchas entidades es que “no son de nadie”; bien por ser cajas de ahorro o bien por tener un accionariado difuso sin poder de decisión, no se han tomado decisiones en base a los intereses del banco como empresa, sino en el de sus cúpulas directivas, que en muchas ocasiones han tenido una visión cortoplacista en post de sus bonus anuales. Igual maltrato han tenido los pequeños accionistas, los verdaderos propietarios de los bancos, que han sido vistos por los directivos como meras fuentes de financiación.
El principal problema del sector bancario español actualmente es la falta de capital para absorber las pérdidas generadas por la caída del valor de las propiedades inmobiliarias. Cada trimestre las entidades provisionan únicamente lo que pueden (no lo que deben) y carecen de recursos para realizar su principal cometido: encauzar el dinero de los ahorradores a los inversores. En este contexto ¿quién cree que debe a capitalizar la banca?
Lo que crea yo es un mero ejercicio de economía-ficción; lo que se va a hacer es utilizar dinero público para evitar la quiebra del sistema. Entiendo que admitir la pérdida de los ahorros de miles de ciudadanos y la posterior pérdida de confianza en el conjunto del sistema financiero es un escenario indeseable; lo que no deberíamos permitir es que los nefastos gestores bancarios se vayan sin pagar la factura y con jubilaciones de oro. Y además soy partidario de que el coste para las arcas públicas (que pagaremos todos con más tributos y menos Estado del Bienestar) sea valorado, con el interés correspondiente, y abonado posteriormente por la banca. No sólo por la que se ha ayudado, sino por el conjunto del sistema bancario, que se va a beneficiar de no verse operando en una futura España con unos bancos al estilo argentino Otra cosa es que los políticos cedan a la presión de los poderosos y ninguna de estas compensaciones se produzca, como viene siendo habitual en esta inmadura democracia.
¿Qué opinión le merece el último golpe de timón acaecido en el sistema bancario español: la intervención (o como indican fuentes gubernamentales, plan de saneamiento y reestructuración) de Bankia?
Lamentable pero imprescindible. Los expertos cifran entre 100.000 y 300.000 millones de euros la factura pendiente de la banca, es decir, las pérdidas latentes no declaradas. Hasta que el sistema no esté saneado, el crédito no fluirá y la economía no crecerá. Los mercados atacan la deuda pública española con la misma saña que la italiana porque, a pesar de tener nosotros una deuda pública mucho menor, saben que la real será mucho más alta cuando se tenga que sanear la banca con cargo a algún tipo de instrumento de deuda. Lo que el Gobierno está haciendo de forma lamentable es no comunicar a la ciudadanía las cosas como son y no exigir a la banca que presenten los balances a precio de mercado antes de inyectar un euro en ella.
¿Cree que el “caso Bankia” puede suponer el certificado de defunción para las Cajas de Ahorro?
Las Cajas de Ahorro que competían con los bancos han firmado ellas solas su certificado de defunción, con la connivencia de políticos y sindicatos que estaban en sus Consejos de Administración. Se han utilizado los recursos de las cajas para financiar proyectos de nula rentabilidad económico-social, cuando su finalidad era otra. En lugar de ayudar a que la sociedad reparta mejor su riqueza y apoyar la economía productiva, se han dedicado a lo mismo que los bancos privados y además lo han hecho aún peor.

Sobre el autor del artículo.

Perito economista especializado en productos financieros y divulgador de economía en medios de comunicación. Profesor asociado de Economia Financiera en la UIB | Socio en Futur Finances | Futur Legal | Futur Hipotecas Autor del libro La Banca Culpable (Esfera de los Libros) y coautor del libro La Prevención del Soreendeudamiento Privado (Aranzadi)

Más artículos del autor.

Recursos formativos y educativos de finanzas online

Recursos formativos y educativos de finanzas online

¿Dónde invierto 20.000 euros?

¿Dónde invierto 20.000 euros?

Las mejores cuentas de alta rentabilidad mayo 2009 (IV)

Las mejores cuentas de alta rentabilidad mayo 2009 (IV)

Las mejores cuentas de alta rentabilidad abril 2009 (III)

Las mejores cuentas de alta rentabilidad abril 2009 (II ...