¿Estás intentando ahorrar para adquirir una vivienda? Prueba el método Kakebo

Nerea Gastesi I

Nos ayuda a tener una visión global de nuestros ingresos y gastos y, de esta manera, nos permite ahorrar

¿Estás intentando ahorrar para adquirir una vivienda? Prueba el método Kakebo

Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes que tomamos en nuestra vida, puesto que, en la mayoría de los casos, implica la firma de una hipoteca. No obstante, los bancos no conceden la financiación a cualquier precio, es decir, es necesario cumplir una serie de requisitos como pueden ser tener un trabajo estable, tener un historial crediticio limpio, pero, sobre todo, disponer de los ahorros suficientes.

Cuando hablamos de ahorros todo el mundo piensa en la misma solución: una hipoteca 100%. No obstante, los requisitos para conseguir la financiación completa son más exigentes aún. De hecho, en algunas ocasiones hasta es necesario tener un cargo o profesión concreta: ser funcionario, por ejemplo. Si no cumplimos esa condición tendremos que apostar por una hipoteca al uso y, para ello, ahorrar.

Normalmente el banco concede el 80% del valor de la vivienda y el usuario debe disponer de un 30%: un 20% para completar con lo que da el banco y un 10% más para los gastos propios de la hipoteca. Esto significa que si queremos comprar una vivienda de unos 150.000 euros necesitaremos disponer de 45.000 euros aproximadamente. Si lo que nos cuesta es ahorrar podemos probar el método Kakebo.

¿En qué consiste? Se trata de una forma de organizar las cuentas que tiene su origen en 1904 con la periodista Hani Matoko. Su idea era ayudar a las mujeres del hogar a gestionar la economía doméstica y, de esta manera, ahorrar. 

No necesitas comprar algo especial ni nada por el estilo; simplemente necesitas dos herramientas: un boli y una libreta.  También valdría utilizar un Excel, puesto que se trata de hacer filas y columnas con diferentes conceptos.

¿Cómo funciona este método?

Una vez que empieza un mes lo primero que tenemos que hacer es sentarnos y pensar dos cuestiones muy importante:

  • Cuánto vamos a gastar: cada persona tiene una serie de gastos, ya sea alquiler, luz, agua, un regalo de cumpleaños, etc.
  • Cuánto queremos ahorrar: si lo que queremos es reunir el dinero suficiente como para poder hipotecarnos habrá que establecer una fecha límite, es decir, para cuando queremos disponer de ese dinero. En función de eso podremos estimar cuánto vamos a ahorrar cada mes.

Cuando tengamos ambos conceptos claros tocará realizar la planificación mensual. El método Kakebo distingue entre los siguientes conceptos:

  • Ingresos: salario, pensión, etc.
  • Gastos fijos: alquiler, luz, agua, teléfono, algún préstamo pendiente…Todo lo que tengamos que cada mes.
  • Ahorro: establecer qué cantidad queremos tener reservada para cada mes.
  • Cantidad que podemos gastar: a todos nos gusta ir a tomar algo con unos amigos, comprarnos un capricho, etc. Debemos establecer cuánto dinero queremos destinar a eso.

Estos conceptos nos ayudarán a rellenar las columnas del método Kakebo:

  • Supervivencia: son los gastos fijos, aquellos que vamos a tener sí o sí. Alquiler, comida, transporte, luz, agua…
  • Gastos opcionales: actividades que no son imprescindibles, es decir, comidas, cenas, regalos…
  • Gastos culturales: libros, cine, conciertos, obras de teatro…
  • Gastos extras: situaciones inesperadas que requieran un desembolso. El arreglo de un móvil o portátil, la avería del coche, etc.

Estos serían los conceptos generales, pero eso no significa que no se puedan poner otros diferentes. Todo depende de cómo manejemos el dinero en nuestro día a día.

¿Y qué es lo que conseguimos con esto? Tener una visión global de cuánto gastamos y a que estamos destinando el dinero. De esta manera podemos descubrir en que estamos fallando en cuanto a ahorrar se refiere.

De esta manera, podremos ir guardando dinero poco a poco para nuestro objetivo final: comprar la casa de nuestros sueños.


Nos esforzamos por encontrar la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con las principales entidades bancarias para conseguir las mejores ofertas y poder ofrecerte nuestros servicios de manera totalmente gratuita y sin compromiso.