¿Existe algún seguro de cancelación de Airbnb?

El huésped puede anular su estancia sin demasiadas complicaciones, recuperando o no su dinero según la política de cancelación que figure en el anuncio del alojamiento. 


Airbnb es, cada vez más, una alternativa a contemplar a la hora de planear un viaje, tanto si la pretensión es ahorrar un poco de dinero como si el objetivo es viajar como un local y huir de la forma habitual de hacer turismo tradicional. Sin embargo, con la aparición de estos nuevos modelos de negocio, son muchas las preguntas que pueden surgir. 

Se trata de una plataforma que pone en contacto a viajeros que buscan alojamiento para sus vacaciones con personas interesadas en alquilar su vivienda o alguna habitación por unos días. El funcionamiento es sencillo. El anfitrión pone su anuncio, el huésped bucea entre las opciones disponibles en el lugar que va a visitar y escoge la que más le interese.
 

¿Qué ocurre si el huésped cancela la reserva? 


Una vez contratado el servicio y al igual que en los alojamientos más tradicionales es posible dar marcha atrás. El huésped puede anular su estancia sin demasiadas complicaciones, recuperando o no su dinero según la política de cancelación que figure en el anuncio del alojamiento. 

En esta plataforma son los anfitriones los que deciden que política van a ofrecer, existiendo tres niveles estándar: flexible, moderada y estricta. Sus nombres dan una pista sobre las facilidades de cada una. 

 

¿Quién cubre el importe pagado? 


La protección en caso de anulación que ofrece Airbnb al viajero va a depender, entonces, de la política que haya escogido el anfitrión para esos casos. Si se ha reservado una estancia de diez días con una política estricta y tres días antes el viajero se da cuenta que no podrá acudir se encontrará con que ha perdido todo lo abonado. Salvo, claro, que haya tenido la precaución de contar con algún tipo de seguro que cubra esta circunstancias o el método de pago que haya utilizado lo incluya.

Los seguros de anulación o cancelación de viajes, que se comercializan solos o incluidos en los típicos seguros de viaje, garantizan el reembolso de los gastos que puedan generarse si ha de anularse el viaje que se ha contratado y, en algunos casos, si se ha de regresar antes de tiempo. 

 

¿Se incluye Airbnb entre los gastos incluidos?


Obviamente lo gastos reembolsables van a depender del producto contratado. Unos cubren la totalidad de lo adelantado, otros solo un porcentaje, algunos garantizan las entradas a eventos y excursiones, otros no, pero lo que suelen incluir en la mayoría de los casos son los gastos de transporte y alojamiento. 

Se protege, por lo tanto, el dinero invertido en el avión, el tren o el hotel, más comúnmente contratados a la hora de disfrutar de las vacaciones y también lo que pagamos por cruceros, apartamentos o el alojamiento contratado en una plataforma como Airbnb, hasta el límite que aparezca reflejado en el contrato de seguro.

 

¿Qué ocurre si un hotel cancela la reserva de un cliente?


Puede ocurrir que el viajero, más convencional, se haya decantado por reservar y pagar la estancia en un hotel. Y puede que, una vez tenga todo organizado y a solo unos días de comenzar el viaje, se encuentre con que la reserva ha sido cancelada por parte del establecimiento, por cierre, overbooking o cualquier otro motivo. 

 

¿Qué ocurre en estos casos?


Además de los derechos de los que pueda echar mano como consumidor, no está de más recordar que, como en tantas otras situaciones, existen seguros que pueden ayudar a superar el trance.  Los seguros de defensa jurídica pueden ser muy útiles para realizar la reclamación, amistosa o judicial, por el incumplimiento del que se está siendo víctima. Si no se dispone de un producto específico, es recomendable revisar aquellos otros que se hayan contratado, ya que es una garantía adicional que aparece de forma muy habitual en seguros como el de hogar o el de decesos.