Las medidas de estímulo del BCE y el consumidor

Traslado inmediato a los depósitos

Experto de iAhorro en TV


El jueves 5 de junio el Banco Central Europeo cumplió con el guión previsto desde las declaraciones de Mario Draghi del pasado 8 de mayo y bajó los tipo de interés al mínimo histórico del 0,15% a la vez que aprobaba toda una serie de medidas para inyectar dinero al sistema financiero: colocar por primera vez en la historia la tasa de depósitos en niveles negativo para que los bancos no dejen su dinero inmovilizado en el Banco Central Europeo, una macroinyección de liquidez por hasta 400.000 millones de euros que se busca vaya dirigida directamente a la concesión de crédito a pymes y familias, amplia la barra libre de liquidez a la banca y pone fin al drenaje de liquidez por las compras de deuda del programa que activó en mayo de 2010.


En definitiva, reactivar el crédito y con ello apuntalar el crecimiento económico y alejar los fantasmas de la deflación y que la Zona Euro no se convierta en un nuevo Japón con un estancamiento económico que proviene desde los años 90 y su famosa “década perdida”.

Por ello el pasado 5 de junio estuvimos en el informativo nocturno de Telemadrid, Diario de la Noche, para responder junto Juan Luis García Alejo, Director de análisis y gestión de Inversis Banco, a las incertidumbres que generan estas medidas en torno a su eficacia y si serán efectivas de cara al consumidor. Y es que aunque positivas, existen dudas sobre su efecto directo sobre nuestra economía, ya que algunas de estas medidas como las tasas de interés negativa usada en Dinamarca no sirvió para que sus bancos inyectaran dinero al sistema.

Igualmente los Bancos llevan años destinando las barras de liquidez a la compra de Deuda del Estado, y el riesgo de que sigan realizándolo es más que significativa. Por ello, la importancia de que le acompañen otras medidas prácticas para incentivar a que las entidades financieras vuelvan a abrir el grifo del crédito.

Traslado inmediato a los depósitos


Pero antes de todo ello, los que si notan ya el descenso de tipos son los ahorradores con el descenso en los depósitos. En el mes de noviembre, cuando el BCE rebajo el precio del dinero hasta el 0,25% ya se vio un recorte importante que continuó en los meses siguientes y que tras las palabras de Draghi anticipando estas medidas el 8 de mayo (y la vuelta al descenso del Euribor a 1 año) se ha acelerado. Una mala noticia para los ahorradores que ven como misión cada vez más complicada alcanzar el 2,00% TAE de rentabilidad y que puede animar a que muchos consumidores contraten otros productos que prometen una mayor rentabilidad pero unas características de liquidez y rentabilidad muy distinta como es el caso de Seguros de Ahorro o Fondos de Inversión.