Los créditos rápidos y los minicréditos: ¿nos convienen?

Los créditos rápidos

 



En 'Fin de semana' de COPE han solicitado la opinión de los expertos de iAhorro para analizar las ventajas e inconvenientes de los créditos rápidos y de los minicréditos, dos productos financieros de financiación con similitudes pero con grandes diferencias también.

Los créditos rápidos


En primer lugar hay que saber qué son exactamente los créditos rápidos, para después entender en qué casos son convenientes y en qué casos un peligro financiero.

Los créditos o préstamos rápidos son un tipo de financiación con garantía personal, a diferencia de los préstamos hipotecarios, por ejemplo, concedidos por bancos o entidades de crédito supervisadas por el Banco de España, cuyos trámites de concesión son mucho más ágiles que los préstamos personales tradicionales.

Si vamos a nuestro banco habitual, con le que tenemos domiciliada la nómina y recibos, y le solicitamos un préstamos para cubrir una necesidad urgente (por ejemplo un curso de verano de nuestro hijo), pueden pasar dos cosas:

  1. Que nos lo concedan enseguida, si somos buenos clientes, el banco no tiene problemas de liquidez y concede financiación de forma normal y además la finalidad entre en los parámetros de la entidad (financiar estudios, comprar un coche, etc).

  2. Que nos digan directamente que no o, peor aún, nos pidan toda la documentación necesaria para hacer un estudio de riesgo (que es la misma que se nos pide para solicitar un préstamo hipotecario), nos tengan varias semanas esperando, para después acabar denegando el crédito o préstamo.


Si el banco de toda la vida nos pone demasiadas pegas, hay que valorar la posibilidad de solicitar un crédito rápido. Los tipos de interés pueden ser mucho más altos que los préstamos tradicionales o, también, menores, según la finalidad de la financiación.

Si el objetivo del dinero es la inversión familiar, los tipos de interés son muy razonables. Por ejemplo, Cofidis ofrece financiación a partir del 7,95% para reformar nuestro hogar.

Si el dinero es para otras finalidades menos atractivas para el banco, los tipos de interés se acercan al de una tarjeta de crédito. Para emergencias e imprevistos de hasta 1.500 euros, Cofidis ofrece un crédito de hasta 4 años de plazo al 22,12%, por ejemplo. Evidentemente, a estos tipos los plazos de devolución tendrían que ser lo más ajustados posibles. Pagar más de un 20% a un plazo de 4 años no es muy aconsejable, ya que acabamos pagando mucho más de lo que solicitamos.

Los mini-créditos


Tengamos claro una cosa, los minicréditos no deben utilizarse nunca como forma de pagar de forma sistemática otras deudas. Los intereses finales que pagamos superan el 2.000% TAE y se han de devolver en días.

Realmente es mucho mejor tener una tarjeta de crédito y disponer de forma ocasional de su crédito, que acudir a los minicréditos. Hay tarjetas de crédito que no nos obligan a cambiar de banco y son una muy buena alternativa (cobran intereses del 20%).

En todo caso, estos créditos son concedidos por prestamistas privados, no por entidades de crédito y su supervisión no la lleva el Banco de España, sino los responsables de Consumo de cada CC.AA.

Ofrecen cantidades pequeñas, por debajo de los 600 euros o menores, y hay que devolverlas en días. Para un imprevisto muy puntual puede tener sentido, pero no acudamos a este tipo de financiación más de una vez, o acabaremos con deudas y en el ASNEF, cosa que nos impedirá financiarnos con bancos hasta que paguemos la deuda más los intereses de demora, que son muy elevados. Tan elevados que diría incumplen la Ley de Azcarate de 23 de julio de 1908, de la usura, que en su artículo 1 dice:

Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Será igualmente nulo el contrato en que se suponga recibida mayor cantidad que la verdaderamente entregada, cualesquiera que sean su entidad y circunstancias. Será también nula la renuncia del fuero propio, dentro de la población, hecha por el deudor en esta clase de contratos.

Cuándo pedir un crédito rápido o un minicrédito


Tiene sentido pedir un crédito rápido si el tipo de interés es razonable, tenemos urgencia en obtener el dinero y no lo pedimos a demasiado largo plazo.

Los minicréditos  han de utilizarse de forma muy puntual y jamás para cubrir otras deudas. Y hay que estar seguro que los podremos devolver al vencimiento.

En COPE analizamos todas estas cuestiones:

Lista de artículos más recientes

Cómo realizar compras por internet de forma segura
Cómo realizar compras por internet de forma segura

La mayoría de las páginas webs de compras online han mejorado sus estándares de seguridad, pero eso no significa que no debas prestar atención a algunas pautas de seguridad que te permitirán conciliar el sueño cada noche.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.