Los mejores productos financieros para 2019

Claves a tener en cuenta antes de elegir un producto financiero

El 2019 ha llegado y qué mejor que pasar estos próximos 12 meses con los mejores productos financieros. Y es que en España la financiación ha pasado por duros momentos durante la crisis económica, sobre todo cuando las puertas al crédito se cerraron: los tipos de interés aumentaron y los requisitos se endurecían.

Tras un 2018 con muchas mejoras en la concesión, en el último trimestre se experimentó una relajación de los criterios y condiciones en los préstamos a hogares para consumo y otros fines según la Encuesta sobre Préstamos Bancarios en España elaborada por el Banco de España. Y las perspectivas para este 2019 van en la misma línea, aunque con cautela en la concesión de cara a no cometer los errores del pasado.

Y para evitar tropezar en la misma piedra, los consumidores deben conocer qué opciones hay y cuáles son las que se ajustan mejor a su perfil y necesidad.

Préstamos personales, la opción más económica

Un préstamo personal supone acceder a financiación con importes que pueden ir hasta los 60.000 por lo general y con un periodo de tiempo para su devolución que puede ir hasta los 8 o 10 años. Los últimos datos disponibles del Banco de España sitúan el tipo de interés medio en un 8,22% para los préstamos al consumo con un plazo de entre 1 y 5 años.

Es la opción más económica si se trata de importes elevados y para plazos de amortización no inmediatos. Entre los préstamos personales más baratos se encuentran el Préstamo Naranja de ING, con un TAE del 6,11% o el Crédito Sostenible de Bankia al 4,85% TAE destinado para la adquisición de productos sostenibles como electrodomésticos de bajo consumo, automóviles híbridos o reformas en el hogar que favorezcan el medioambiente.

Tarjeta de crédito, rápida pero cara si aplazas pagos

Si se utiliza una tarjeta de crédito, lo mejor es realizar el pago a final de mes y conseguir así dinero a crédito sin pagar intereses por él. En el momento en que se decida aplazar el pago más allá del último día del mes, los intereses se pueden elevar en torno al 22%, lo que la convierten en una opción rápida en cuanto al uso, pero cara en cuanto a su devolución, sobre todo si se establece una devolución en base a un porcentaje de la deuda y éste es reducido.

¿Buscas hipoteca? Atención a la nueva ley hipotecaria

Si es un préstamo hipotecario para la adquisición de primera vivienda lo que se busca, conviene saber que la nueva ley hipotecaria, que se prevé que entre en vigor en marzo de 2019, cambiaría el escenario en cuanto a los gastos a la hora de formalizar la hipoteca, ya que tras la ley serán los clientes los que únicamente paguen los gastos de tasación, siendo el banco quien asuma los más elevados, como el de AJD, gestoría, notaría y los gastos del registro. En total supondría un ahorro para el cliente de hasta 3.000€.

Además, entre otros cambios, bajan las comisiones de amortización anticipada para los préstamos hipotecarios a tipo fijo, hay una mayor protección para el hipotecado en caso de embargo, el cliente podrá subrogar su hipoteca de forma libre y sin costes y se prohíbe la inclusión de cláusulas suelo entre otras.


Minicréditos o créditos rápidos, no recomendables para uso habitual

Es el propio Banco de España el que advierte del uso de este tipo de producto en cuanto a sus intereses altos y comisiones elevadas. Y es que se trata de un producto de relativo fácil acceso y cuya rapidez en la petición y concesión lo convierten en un producto atractivo, pero con “contras”. Uno de ellos, tal y como advierte el Banco de España es sus altos tipos de interés que responden a esa inmediatez con la que se tiene el dinero en cuenta y sin apenas papeleos. Por eso, aunque es un producto útil para una ocasión muy puntual, no lo es para un uso habitual y recurrente ya que se corre el peligro de entrar en una espiral de deuda.


En cualquier caso y para cualquier producto, lo mejor es comparar entre toda la oferta disponible, analizar y sobre todo conocer todos los costes antes de firmar. Tener en cuenta comisiones y tipos de interés son claves para estudiar cuál será el producto que mejor se adapte a cada situación y necesidad.

Sobre el autor del artículo.

Redactora de contenidos formada en el campo de la Publicidad y las Relaciones Públicas por la Universidad Rey Juan Carlos. Me incorporo a iAhorro en 2014 motivada por aportar información clara y transparente sobre el mundo del ahorro y las finanzas.

Más artículos del autor.

Pienso viajar, ¿qué tarjeta me conviene?

Pienso viajar, ¿qué tarjeta me conviene?

CAP en las hipotecas, ¿qué es?

CAP en las hipotecas, ¿qué es?

¿Qué factores determinan el precio del seguro de moto?

¿Qué factores determinan el precio del seguro de moto ...

¿Qué hacer si no puedo pagar las cuotas del préstamo?

¿Qué hacer si no puedo pagar las cuotas del préstamo ...