Categoría |

Artículo sobre actualidad económica


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

¿Necesito un certificado de eficiencia energética para pedir una hipoteca?

El CEE es obligatorio en la venta de un inmueble (vivienda, local, oficina, etc.) o cuando queremos alquilar.


Ahorrar sin renunciar a la calefacción o al aire acondicionado es posible gracias a la eficiencia energética.  Un ciudadano puede ahorrar hasta un 50% de su consumo si su casa es eficiente energéticamente. Para ello, se toman medidas como el cambio del modelo de alumbrado, optimización de los espacios, recubrimiento y revestimientos más eficientes, etc.

En junio de 2013 entró en vigor el Real Decreto 235/2013 en el que obligaba al propietario a obtener este certificado para su inmueble. Además, es obligatorio tenerlo en el momento en el que se quiere realizar una operación de compraventa o alquiler de un inmueble. En consecuencia, es el propietario del edificio (o parte de éste, vivienda, local o oficina) quién tiene la obligación de solicitar el certificado energético y presentarlo ante el fedatario público (notario) para que éste proceda con redacción de la escritura pública. 
 

¿Para qué sirve un certificado de eficiencia energética?

El CEE es obligatorio en la venta de un inmueble (vivienda, local, oficina, etc.) o cuando queremos alquilar, según establece la normativa RD 235/2013 de 5 de abril. El objetivo, es que tanto el comprador como el inquilino, conozcan las características energéticas del inmueble, tanto a nivel de consumo como de emisiones, y disponga de la información necesaria previa para la toma de decisión.

“Dicha información se muestra siguiendo las especificaciones del Ministerio de Industria y Energía a través del IDAE, a través de la calificación energética mediante las letras de la “A” a la “G”, siendo las más eficientes (“A” y “B”), es decir, consumo y emisiones mínimas, hasta las calificaciones más deficientes (“F” y “G”) que tienen consumos de energía elevados y realizan emisiones a la atmósfera por encima de los estándares Europeos”, señala Belén López Fernández, Gerente de ASECENER.

El certificado debe registrarse en los organismos habilitados por las CC.AA. para la obtención de la Etiqueta, que es la garantía de la inscripción del CEE y donde queda establecida la vigencia. Cada CC.AA. asigna a cada CEE un número de registro específico del inmueble con vigencia por 10 años. 

Belén López destaca que la etiqueta es el documento que “debe aportarse tanto en la gestión como en la comercialización del inmueble. Es muy importante destacar que, si un CEE no se inscribe, no es válido”.    

 

¿Cómo puedo conseguir el certificado de eficiencia energética?

“Al tratarse de un trabajo técnico, nuestra recomendación es que se ponga en contacto con empresas especializadas. De esta manera, el cliente recibirá asesoramiento integral durante el proceso de realización técnica, como de la inscripción en el registro de la CC.AA. que corresponda”, explican desde ASECENER. 

Para pedir el certificado es necesario la referencia catastral de la vivienda, el documento que acredite la titularidad, persona de contacto para la visita al inmueble y autorización para el registro del CEE.

 

¿Influye la calificación obtenida en este certificado en el préstamo hipotecario? 

"Hay entidades de crédito hipotecario especializadas que incorporan criterios de sostenibilidad en la adquisición de su vivienda, que promueven la construcción sostenible y la eficiencia energética de las viviendas, vinculando el interés de la hipoteca a la calificación de la certificación energética del inmueble, de forma que las viviendas más sostenibles (A ó B) obtienen mejor tipo de interés, impactando directa y positivamente tanto en la cuota mensual del préstamo, como en el ahorro en el consumo de la factura de energía, aspecto a tener muy en cuenta debido al incremento de los precios en los últimos años", apunta la Gerente de ASECENER.

En los últimos meses se está promoviendo la elección de viviendas cada vez más eficientes energéticamente, que reducen las emisiones de dióxido de carbono con consumos prácticamente nulos o mediante energías limpias (por ejemplo la solar), ayudando a combatir el cambio climático.

Esta tendencia implantada en otros países de la UE, se está desarrollando en España con la participación de varias entidades financieras, sociedades de tasación y de gestión, en el proyecto denominado 'Hipoteca Verde', con la reciente puesta en marcha de un programa piloto que ha supuesto un importante paso para el plan sobre Hipotecas Energéticamente Eficientes en Europa.