Actualidad económica >

Oro o bitcoin: ¿Son alternativas de inversión?

La alta volatilidad del bitcoin permite obtener unas ganancias superiores, pero también puede ocasionar pérdidas muy importantes.

- Última actualización el 18/04/2018

image backgorund post

Las criptomonedas son la última moda entre los inversores. En los últimos meses, el bitcoin se ha popularizado a un nivel que recuerda a la fiebre del oro del siglo XIX. De hecho, algunos inversores han comenzado a referirse al mismo como el oro digital o incluso como el oro 2.0.

La comparación entre el bitcoin y el oro no es del todo errada ya que existen algunas similitudes entre el oro y el bitcoin. Por ejemplo: 

  • (a) En los sistemas monetarios basados en el patrón oro, existía la obligación de mantener una relación entre las reservas de oro y el dinero en circulación, lo que imponía una cierta disciplina monetaria y evitaba que los estados pudiesen aumentar de forma excesiva la cantidad de dinero en circulación.
  • (b) Esta disciplina monetaria existe también con el bitcoin ya que, debido a la existencia de un número máximo de bitcoins (21 millones de bitcoin, que se alcanzarán en torno al año 2140), el bitcoin no es susceptible de manipulación por ningún tipo de gobierno o banco central.

Si bien es cierto que en la actualidad el oro ha perdido su papel central en los sistemas monetarios, el oro actúa aún como alternativa a los activos financieros en época de crisis o de expansión de la base monetaria por parte de los bancos centrales. Y, debido a las similitudes del bitcoin con el oro, el bitcoin ha ido adquiriendo paulatinamente esa naturaleza de inversión alternativa o defensiva frente a los abusos de los bancos centrales.

No obstante, además de las similitudes, hay ciertas diferencias entre el oro y el bitcoin que son importantes a la hora de decidirse por invertir en uno u otro.

En primer lugar, el oro, además de poder ser adquirido como inversión, tiene usos adicionales en joyería, componentes electrónicos, compuestos químicos e implantes dentales. La criptomoneda bitcoin sirve únicamente como medio de pago descentralizado y no susceptible de manipulación (no confundir con la tecnología subyacente, el blockchain o cadena de bloques, que sí que es susceptible de usos adicionales).

Además, el oro tiene un marcado valor psicológico ya que ha sido utilizado desde hace miles de años, adquiriendo un componente emocional y cultural. Así, por ejemplo, en las bodas en la India, la dote está compuesta por piezas de oro. O en nuestra cultura cristiana, las alianzas de boda son de oro. Ya lo apuntó Hernán Cortés cuando dijo: ¨Nosotros, los españoles, sufrimos de una enfermedad que sólo el oro puede curar¨. Está por ver, todavía, si el bitcoin ha adquirido un valor psicológico similar.

Otra diferencia es la sencillez con la que se entiende y se utiliza el oro. Cualquier persona puede entender fácilmente que el oro es un metal precioso que se extrae de las minas y que se puede intercambiar con terceros y de esta manera mejorar nuestras finanzas personales. 

Sin embargo, el bitcoin, es mucho más complicado de entender. Porque el bitcoin es una moneda virtual e intangible cuyo proceso de creación está controlado por un algoritmo matemático que implica que unos ordenadores muy potentes (llamados ¨mineros¨) realicen una serie de cálculos muy complejos, recibiendo nuevos bitcoins cuando son los primeros en acertar. 

Y, aunque el bitcoin también puede ser utilizado como medio de pago, es mucho más complicado de utilizar ya que hay que descargarse un software en el ordenador o en nuestro móvil que hará las veces de un “monedero” o ¨billetera¨ virtual. 

Cada monedero o billetera (wallet en inglés) tiene una dirección pública que podrá utilizarse para recibir dinero de otros usuarios y una dirección privada que podrá utilizarse para dar órdenes de pago. Además, el envío de bitcoins es instantáneo y toda operación puede ser monitorizada en tiempo real quedando registrada para siempre en la cadena de bloques o blockchain. 

A esto hay que añadir que el oro que esté en tu posesión puede funcionar como una especie de seguro en determinadas circunstancias excepcionales tales como un corralito financiero (como el que hubo en Argentina en 2001 o en Chipre en 2013) o un desastre natural (como el del huracán María en Puerto Rico en 2017). Es probable que en esas circunstancias seas capaz de vender tu oro o, al menos, intercambiarlo por otros productos. Sin embargo, si dejasen de funcionar los sistemas de pago bancarios o no tuvieses acceso a internet (como pasó en Puerto Rico tras el huracán María), no serías capaz de utilizar tus bitcoins. 

Otra diferencia es la incertidumbre que rodea al bitcoin y la alta volatilidad de su precio. Un reciente estudio de Citi Private Bank referido en la revista Fortune http://fortune.com/2018/01/30/bitcoin-gold-cryptocurrency-citi/ llegó a la conclusión de que la correlación entre el S&P500 y el bitcoin era inexistente y que la relación entre el bitcoin y el oro era de tan solo un 0,054. Además, el precio de bitcoin depende en gran medida de su aceptación por lo que es muy sensible a cambios regulatorios como los que han tenido lugar en China o en Corea del Sur. El oro, por contra, tiene una volatilidad muy inferior y una correlación negativa con la bolsa (lo que lo convierte en una inversión atractiva en épocas de caídas bursátiles).

¿El oro es mejor o peor que el bitcoin?

En mi opinión, ambos son activos diferentes que pueden tener cabida en la cartera de un inversor, siendo el oro una inversión de naturaleza defensiva y conservadora, y el bitcoin (y las restantes criptomonedas) una inversión de naturaleza más agresiva y especuladora. La alta volatilidad del bitcoin permite obtener unas ganancias superiores, pero también puede ocasionar pérdidas muy importantes.

En cualquier caso, antes de invertir, es de máxima importancia informarse adecuadamente.
 



 

Sobre el autor del artículo.


Licenciado en derecho y dirección y administración de empresas, Gonzalo trabajó durante casi seis años como abogado especialista en derecho financiero en Clifford Chance. Posteriormente, trabajó como abogado y como Loan Officer durante siete años en el Banco Europeo de Inversiones (BEI) con ba ...

Más artículos suyos:
· Oro o bitcoin: ¿Son alternativas de inversión?.

Posts Relacionados