Categoría |

Artículo sobre actualidad económica


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

¿Qué debo saber antes de entrar en una oficina bancaria?

Contrata solo aquellos productos que entiendas


El despegue de la banca online en los últimos años se ve reflejado en la disminución del número de oficinas que las entidades tienen a pie de calle. Según los datos del Banco de España a finales de 2017 había 27.320 oficinas. Esta cifra que nos remontaría a la situación de 1982 y muy lejos de las más de 46.000 que había en septiembre de 2008 cuando se alcanzó el máximo.

La banca online ya es la preferida de muchos, en especial de las generaciones jóvenes, sin embargo también hay clientes de oficina. El trato personal es requerido por muchos y es algo de lo que el mundo online carece.

Los clientes de banca física pueden estar interesados en algunos consejos antes de entrar en la oficina bancaria. Todos ellos tienen como objetivo elegir el producto más adecuado a las necesidades personales.

Consejos antes de contratar un producto bancario

Pregunta hasta entender todo bien: hay una tarea previa que tendrás que hacer y es conocer conceptos básicos sobre los productos bancarios. También es recomendable tener una idea de la situación del sector. Una vez en el banco no dudes en hacer todas las preguntas que necesites para comprender las características de sus productos, lo que conlleva esa contratación o cualquier duda que necesites resolver.

No firmes nada que no hayas leído con detenimiento: una vez que conoces el producto a contratar hay que firmar el contrato. Revísalo antes de firmar porque te pueden surgir más dudas o, incluso, haber implicaciones con las que por cualquier motivo no contabas.

Tienes capacidad de negociación: el banco tiene unos productos estándar pero no son totalmente rígidos, se pueden negociar las condiciones y hay que tenerlo en cuenta. Las condiciones laborales son importantes para la entidad. Por ejemplo, un contrato indefinido, de funcionario o la antigüedad son características que amplían la capacidad de negociar las condiciones. Los ahorros también son otro factor determinante para negociar.

Hay que comparar productos: entrar en un banco, aunque sea de un modo físico, no significa que tengamos que contratar un producto. Lo recomendable es conocer qué productos tiene la competencia, aunque hay muchas categorías de productos en las que no hay grandes variaciones existen otros en los que sí puede haber características diferenciadoras importantes. En este punto, la labor de los comparadores online como iAhorro (especialmente en lo que a créditos, tarjetas e hipotecas se refiere) ayuda a acortar el proceso y hacerlo de un modo eficaz.

Contemplar la opción online: podría entrar dentro del punto anterior e incluirse en el ejercicio de comparar lo que ofrece el sector. Sin embargo, merece la pena una mención aparte ya que los productos financieros online todavía producen desconfianza en muchos ciudadanos. Los sistemas de seguridad han aumentado en los últimos años y la propia experiencia de los primeros clientes confirma que es una opción viable. Además, y muy importante, la banca online suele ofrecer productos muy competitivos.

 

Si a pesar de seguir estos consejos hay dudas por resolver es muy recomendable acudir a un asesor independiente, aunque suponga pagar por ello. En productos de tal cuantía como una hipoteca o, incluso, un producto de ahorro que se contratará con la idea de cubrir económicamente algo tan importante como la jubilación. Si es tu caso puede que encuentres al experto independiente que necesitas en la comunidad de iAhorradores.