Categoría |

Artículo sobre actualidad económica


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

¿Qué es Fintech?

Servicios financieros y nuevas tecnologías


Que las nuevas tecnologías llegan ya a prácticamente todos los ámbitos cotidianos es un hecho y, por supuesto, el sector financiero no es una excepción. 

Según Francisco Rodríguez, investigador de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS), en 2012 había casi 38.000 sucursales bancarias y 231.389 empleados en el sector, pero para 2019 se prevé una caída del 26,13% en las oficinas físicas (aproximadamente quedarán unas 28.000) y de un 22,21% en los puestos de trabajo (180.000 personas).

La comodidad de realizar operaciones bancarias sin tener que acudir físicamente a una sucursal, entre otras muchas cosas, gana adeptos año tras año lo que se traduce en un auge de las denominadas fintech.

¿Pero, qué son exactamente?

 

Definición

El término fintech proviene de la unión de las palabras inglesas finance y technology. El concepto incluye a aquellas empresas que ofrecen servicios del sector financiero empleando las nuevas tecnologías, tratando de mejorar así la experiencia del usuario. Existe una amplia variedad de empresas fintech: de servicios financieros para particulares o empresas, de crowdfunding, de lending, de inversión financiera, de verificación de identidades, o aquellas dedicadas a las criptomonedas y basadas en la tecnología Blockchain, entre otras.

En marzo de 2017 había unas 300 compañías fintech en nuestro país, si incluimos las denominadas insurtech (las fintech de los seguros), una cifra que se triplicó en tan sólo un año desde 2016, según la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), y que para este 2018 se prevé que aumente hasta las 400 empresas.

En un primer momento, esta irrupción tan abrumadora pudo tomarse como una amenaza para la banca tradicional, sin embargo, lo que ha provocado es un aluvión de alianzas, con un porcentaje del 45% de entidades financieras tradicionales que reconocen tener algún acuerdo con compañías fintech y un 82% que asegura lo tendrá en los próximos tres o cinco años, como indica el informe FinTech 2017 realizado por PwC.

Las perspectivas de desarrollo de las fintech ganan peso debido, entre otros factores, a su público objetivo: la generación millennial. Este segmento de la población, que según los datos de Bankia Fintech by Innsomnia supone el 21% del consumo mundial, tiene unas características especiales: son jóvenes (de entre 20 y 35 años), son nativos digitales y demandan nuevas relaciones con las instituciones tradicionales, unas particularidades que estas nuevas start-up pueden satisfacer.

 

Ventajas e inconvenientes

La principal revolución que han traído las fintech es el cambio en el modelo de negocio, centrando la atención en el usuario y sus necesidades, abarcando también un mercado que los bancos suelen tener más olvidado, ya sea por proporcionarles menos beneficios que las grandes empresas o por tener un capital más reducido, como son, por ejemplo, las pymes o los emprendedores.

Como ventajas podemos contar el ahorro, tanto para la empresa, ya que no tiene necesidad de  contratar tanto personal ni poseer un lugar físico, como para el usuario, que no debe invertir parte de su tiempo en acudir a una oficina para realizar sus transacciones. Además, la rapidez y sencillez en las operaciones, así como la flexibilidad que supone el poder trabajar en distintas plataformas (aplicaciones móviles, páginas web…) y su carácter global, hacen de las fintech un medio muy atractivo.

En contraposición, al ser un sector emergente, puede tener ciertos riesgos que no posee la banca tradicional. La seguridad y privacidad de los datos, por ejemplo, puede verse afectada ya que el marco regulatorio aún no está adaptado completamente. Por otra parte, el desconocimiento por parte del público general del funcionamiento concreto de este tipo de compañías puede acarrear ciertos peligros, por lo que se debe conocer bien cómo opera cada empresa para evitar sorpresas.