Categoría |

Artículo sobre actualidad económica


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Qué tipos de autónomos hay y cómo tributan

Existen diferentes tipos de autónomos los más característicos son, autónomo propiamente dicho y autónomos societarios.


Un autónomo es quién realiza una actividad económica a título lucrativo de forma habitual, personal y directa, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, su responsabilidad es ilimitada, el autónomo responde con todos sus bienes presentes y futuros en el ejercicio de su negocio. Su actividad económica o empresarial, puede realizarse bien con la constitución de una sociedad mercantil, ya sea en forma de Sociedad Limitada o Anónima, o como persona física autónoma.

A diferencia de un trabajador por cuenta ajena, es decir, contratado por una empresa, el trabajador autónomo organiza su propio trabajo y decide en qué momento lo va a desarrollar utilizando sus propias herramientas para la prestación del servicio. Para ser autónomo es necesario darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, en adelante RETA y ser mayor de 18 años. Los mejores préstamos para autónomos. 
 

¿Cuántos tipos de autónomos hay?


Existen diferentes tipos de autónomos los más característicos son, autónomo propiamente dicho y autónomos societarios, pero tenemos más tipo que desarrollaremos a continuación:

  • -    El Trabajador autónomo: son personas que en su propio nombre gestiona de  forma habitual su negocio, pudiendo tener  trabajadores contratados. Las actividades que pueden desarrollar serán las encuadradas en la Sección Primera del IAE, como por ejemplo, actividades de explotación, comercio, fabricación, entre otras.
  • -    El Autónomo societario: en este caso el negocio ya  tiene una cierta dimensión, por tanto los autónomos pueden constituir una sociedad, para que su responsabilidad sea limitada al capital social y a los bienes a nombre de la compañía. Los socios administradores están obligados al alta en el RETA, no pueden cotizar a la seguridad social como trabajadores por cuenta ajena. En las sociedades con varios socios cotizarán como autónomos aquellos que posean el control efectivo, directo o indirecto, de la entidad.
  • -    Los autónomos profesionales: son aquellos que se dedican a profesiones liberales, tales como profesionales colegiados, que puedan cotizar a través de las mutualidades de sus colegio, y otros autónomos no colegiados, trabajan para más de un cliente como  norma general , en despachos , o desde su casa. A modo de ejemplo estos autónomos pueden ser abogados, economistas, arquitectos, ingenieros, entre otros.
  • -    El autónomo dependiente, son aquellos empresarios o profesionales que facturan a un solo cliente el 75%  o más de sus ingresos, no pueden tener trabajadores a su cargo  y se debe formalizar por escrito un contrato con el cliente acreditando dicha situación, este contrato se debe registrar en el Servicio Público de Empleo. A estos autónomos se les denomina Trabajador Económicamente Dependiente o TRADE.
  • -    El autónomo agrario: son personas que desarrollan actividades agrícolas, estos autónomos deberán darse de alta en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios o SETA, para ello deberán reunir una serie de requisitos, entre ellos destacar que deberán ser titulares de una explotación agraria y obtener, al menos, el 50% de su renta total de la realización de actividades agrarias u otras complementarias, siempre que la parte de renta procedente directamente de la actividad agraria realizada en su explotación no sea inferior al 25 por 100 de su renta total y el tiempo de trabajo dedicado a actividades agrarias o complementarias de las mismas, sea superior a la mitad de su tiempo de trabajo total.
  • -    Autónomo colaborador: serán el cónyuge y familiares hasta el segundo grado inclusive (en el caso de trabajadores del Sistema Especial de Trabajadores Autónomos, hasta el tercer grado) por consanguinidad, afinidad y adopción que colaboren con el trabajador autónomo de forma personal, habitual y directa y no tengan la condición de asalariados. El trámite es más sencillo  que el de autónomo normal ya que basta con darse de alta en la seguridad social como familiar colaborador, no siendo necesario darse de alta en Hacienda, se deberá aportar  como documentación complementaria el libro de familia.

¿Cómo tributan los autónomos?


Iniciar una actividad empresarial o profesional, implica una seria de obligaciones fiscales de carácter estatal. Una vez puesta en marcha la actividad  el autónomo tributará por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas en adelante IRPF, tendrá que realizar pagos fraccionados y la declaración anual.

La determinación del rendimiento de las actividades económicas se determinara  mediante la aplicación del método de estimación directa o estimación objetiva. 

La estimación directa se aplica de forma general, la determinación de los rendimientos se hace como en el Impuesto sobre Sociedades, la totalidad de los ingresos, incluido el autoconsumo, menos los gastos necesarios  para la obtención de los mismos. 

La estimación objetiva establece una estimación de los rendimientos de las actividades empresariales de las personas físicas. Esta modalidad consiste en determinar el rendimiento neto tributario en base a unos parámetros objetivos como pueden ser número de personas que trabajan en la actividad, potencia instalada, superficie del local, entre otras. Estos parámetros han sido fijados por el Ministerio de Economía y Hacienda para cada actividad.

En ambos regímenes  deben realizarse cuatro pagos fraccionados, en el plazo del día 1 al 20 de abril, julio, octubre y enero del año siguiente del 1 al 30.   

 

Los autónomos tienen más dificultades para conseguir un préstamo

El acceso a la financiación es uno de los problemas más importantes para un autónomo, lo tienen más complicado que una persona asalariada, ya que con estas personas es más fácil determinar el riesgo, en cambio con los autónomos se necesita más documentación. La entidad suele solicitar el alta en autónomo, los pagos fraccionados de los últimos años, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el Impuesto sobre el Valor añadido, los pagos a la Seguridad Social, incluso un proyecto de viabilidad del negocio.  Cuáles son las mejores hipotecas para autónomos. 

Por tanto, no es siempre sencillo ya que las condiciones exigidas son mayores, a menudo la entidad para la concesión de financiación puede solicitar la presencia de avales personales o garantías adicionales.