Rescate financiero: necesario pero no suficiente

Rescate financiero: necesario pero no suficiente



En la revista Inversión&Finanzas número 858 Pau A. Monserrat de iAhorro.com ha sido invitado a dar su opinión sobre el reciente rescate financiero. El artículo en cuestión, de Patricia Pérez Zaragoza, se titula "Tras el rescate, cuánto valen las acciones bancarias", que te puedes descargar en PDF aquí.

La columna de opinión de Pau A. Monserrat la transcribimos a continuación:

Rescate financiero: necesario pero no suficiente


La ayuda financiera externa es un rescate con todas sus letras. Tal vez le podamos añadir el adjetivo de “blando”, dado que no va a suponer una intervención en toda regla de la capacidad de gestión económica del Gobierno, pero sin duda la condicionará.

Aún no se sabe el interés que se va a pedir por la ayuda, pero se estima que puede suponer un 3 o un 4%, casi la mitad que acudir al mercado mediante el mecanismo tradicional de las subastas del Tesoro Público. Es una buena noticia para España, que no tenía otra opción que recapitalizar la banca y lo podrá hacer a costes razonables.

Que sanear un sistema financiero con problemas es necesario pocas voces lo discuten (a la espera de los detalles del acuerdo que aún no han trascendido), otra cosa es que sea suficiente para reactivar la economía real.

El coste de la ayuda puede ascender a hasta 100.000 millones, si bien en principio el FMI cree que no será necesario utilizar todo el crédito. Los diferentes estudios que manejan los mercados cifran el problema de valoración de los balances bancarios en entre 100.000 y 300.000 millones de euros, con lo que dependiendo de quién acierte será suficiente ayuda (teniendo en cuenta que ya se han realizado importantes provisiones) o faltará.

Lo que hay que tener claro es que no se se reactivará el crédito a familias y empresas de forma inmediata. Esta ayuda apaga fuegos, no planta árboles. Para que el crédito vuelva a fluir de forma normal, es necesario que las cifras de paro empiecen a reducirse, entre otras cosas. Y que ello ocurra no depende sólo de los bancos, que además generarán a corto plazo más paro ya que van a tener que adelgazar aún más su plantilla. Políticas de inversión pública y reformas de la economía para que cree empleo en sectores de alto valor añadido son medidas que deben acompañar a la reforma financiera.

Queda por ver cómo se instrumentará la ayuda a la banca, si como capital o mediante préstamos a un determinado tipo de interés. En base al acierto de la reforma financiera y las ayudas, el déficit acabará empeorando o no. Todo ello se basa en que se consiga recuperar el dinero o se pierda en los balances bancarios.

Tener que inyectar 100.000 millones de euros al sistema financiero, prestados por Europa a cambio de un determinado tipo de interés y condiciones de política económica para nuestro país es, desde el punto de vista del ciudadano medio, cuanto menos injusto.

Injusto, pero necesario. Sin entidades financieras capitalizadas, parte de la banca española no podría sobrevivir. Y sin crédito, la economía no se recuperará.

Para que este rescate además de necesario sea mínimamente justo, es muy importante que respondan por sus errores, faltas administrativas o incluso delitos, los gestores y políticos implicados.

Sobre el autor del artículo.

Perito economista especializado en productos financieros y divulgador de economía en medios de comunicación. Profesor asociado de Economia Financiera en la UIB | Socio en Futur Finances | Futur Legal | Futur Hipotecas Autor del libro La Banca Culpable (Esfera de los Libros) y coautor del libro La Prevención del Soreendeudamiento Privado (Aranzadi)

Más artículos del autor.

El consumo responsable entre jóvenes

El consumo responsable entre jóvenes

Fondepósitos: invertir en diferentes depósitos sin cambiar de banco

Fondepósitos: invertir en diferentes depósitos sin ca ...

Bitcoin controlado y para controlar

Bitcoin controlado y para controlar

La banca ante las nuevas tecnologías

La banca ante las nuevas tecnologías