Categoría |

Artículo sobre actualidad económica


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Seis gastos deducibles con los que podrás ahorrar en tu declaración

Todavía existe una serie de gastos que podemos incluir en la declaración de la Renta.


En los 40 años de vida del IRPF, el impuesto más popular para todos los españoles, ha sufrido muchas modificaciones. Una de estas, fue la creación hace dos décadas de los conceptos de mínimo personal y familiar, unas cantidades que aminora nuestros ingresos dependiendo de nuestras circunstancias. En este artículo te explicamos seis conceptos con los que podrás ahorrar en tu declaración de la Renta

Su creación se debe a un cambio de concepto, se pasó de tributar por lo que uno gana para hacerlo por la llamada “renta disponible”, es decir, lo que nos queda tras cubrir nuestras necesidades básicas. Pero la creación de estos mínimos tuvo como consecuencia que uno de los dos grandes grupos de deducciones, la de los gastos, se redujo de forma muy importante, aún así, todavía existe una serie de gastos que podemos incluir en la declaración. Os los explicamos.

 

Los gastos principales que podemos deducirnos en la Renta

 

Además de algunas inversiones, como planes de pensiones o empresas tecnológicas de nueva creación, también tenemos una serie de gastos que, con algunas limitaciones en sus topes o nuestros ingresos, podemos deducirnos.

  1. Deducciones por alquiler
  2. Adquisición de vivienda
  3. Reformas y rehabilitaciones
  4. Donaciones a ONG
  5. Cuotas sindicales, colegios profesionales y afiliación a los partidos políticos
  6. Gastos de estudios

 

Deducciones por alquiler

 

A nivel estatal ya no podemos deducirnos por este gasto si nuestro contrato es posterior al 1 de enero de 2015, pero si es anterior, podemos continuar con la deducción de hasta el 10,05% de las cuotas siempre que nuestros ingresos sean inferiores a 24.107,20 euros anuales.

A esta deducción estatal hay que añadir las deducciones que diferentes comunidades autónomas siguen ofreciendo para su tramo del IRPF. Generalmente estas están relacionadas para el alquiler de menores de 35 años.

 

Adquisición de vivienda

 

Como en el alquiler, la deducción estatal por compra de la vivienda habitual solo se mantiene para aquellos que compraron su vivienda hasta el 31 de diciembre de 2012. En estos casos podrán deducirse hasta un 15% de las cantidades invertidas con un límite de 9.040 euros.

No obstante, al igual que en el alquiler hay posibilidad de deducción no sólo en las haciendas forales de Navarra y el País Vasco, también de forma limitada en algunas comunidades. También se concentra en menores de 35 años a los que se añade la adquisición de vivienda en zonas rurales en Comunidades Autónomas como Castilla y León.

 

Reformas y rehabilitaciones

 

No sólo podemos deducirnos por compra o alquiler, también si hemos realizado obras en nuestro hogar antes del 31/12/2012 para mejorar aspectos como accesibilidad, eficiencia energética, etc., podemos deducirnos en la declaración del 2017. A esto, hay que añadir en algunas comunidades autónomas una serie de deducciones autonómicas.

 

Donaciones a ONG

 

Podemos deducirnos en buena parte de las deducciones que hagamos a Organizaciones sin ánimo de lucro:  un 75% de los primeros 150 euros donados, y un 30% por el resto, con un beneficio si hemos hecho la misma aportación o superior en los dos años anteriores, ya que elevaríamos al 35% esta cantidad. El tope máximo de esta deducción es que no puede ser superior al 10% de la base liquidable.

 

Cuotas sindicales, colegios profesionales y afiliación a los partidos políticos

 

Además de las organizaciones puedes deducirte hasta un 20% de las cuotas sindicales pagadas y los partidos políticos, con un límite de 600 euros, las cuotas a colegios profesionales siempre que ser colegiado sea obligatorio para el desempeño de tu trabajo (hasta 500 euros anuales), los gastos de defensa jurídica siempre que los litigios estén relacionados con tu trabajo.

 

Gastos de estudios

 

En la variedad de las deducciones autonómicas hay una que se repite muy a menudo, los gastos de estudios, aunque también con límites y tipologías distintas. 

Por ejemplo, Aragón, Asturias y Murcia permite deducir por la adquisición de libros de texto y material escolar. Extremadura y Valencia sólo lo hace por la adquisición de Material Escolar. Castilla-La Mancha lo hace por gastos por adquisición de libros de texto al que añade la enseñanza de idiomas. Madrid también incluye la enseñanza de idiomas, gastos de escolarización y uniformes. Baleares añade a los libros y gastos de idiomas, los gastos de cursar estudios fuera de la isla de residencia habitual algo que también repite las Islas Canarias.