¿Son los coches de autogás más baratos que las otras opciones en el mercado?

Conoce el coste total de propiedad de un coche a GLP comparado con gasolina y eléctrico.


El coste de un vehículo no se refiere al precio de compra del mismo. Como en otros productos, es posible calcular el coste total de la propiedad de un vehículo (Total Cost Ownership, TCO en adelante) a largo plazo, y así poder comparar mejor entre las diversas opciones existentes en el mercado: diésel, gasolina, autogás, eléctrico...

¿En qué consiste este cálculo? En esta página se estima el cálculo del TCO como una combinación de, por un lado, la financiación, gastos de mantenimiento, gastos diarios, seguro y combustible, y por otro lado las pérdidas debidas a la depreciación del vehículo con el paso del tiempo. Como podemos deducir, el precio de compra del vehículo es una parte importante de dicho coste total, pero no el único que influirá en ese largo plazo. El mantenimiento y el coste del combustible serán muy importantes en la ecuación.

Como ya comentamos en su momento, los coches de autogás, o GLP, están cada vez más en boga por el bajo coste de su combustible (unos 70 céntimos de euro el litro de gas), y suenan como los coches más baratos de mantener del mercado. Por otro lado, los coches eléctricos tienen un coste de combustible (electricidad) muy bajo frente a su elevado coste de adquisición. Y en las otras dos esquinas del "ring" tenemos a los tradicionales diésel y gasolina que, siendo los que menor coste de adquisición, de media, tienen, suman costes de combustible superiores a las dos primeras opciones.

¿Cuál de todos es el más barato a largo plazo? ¿Con qué opción obtendremos un coste total de la propiedad menor? Como siempre, un estudio nos pretende aclarar todo este tema. En esta ocasión, se trata de un estudio realizado por la consultora Applus IDIADA, por encargo de la Asociación Española de Operadores de Gases Licuados del Petróleo (Aoglp) y el Clúster Autogas: "Estudio tecnológico y de mercado de combustibles alternativos en España".

Según sus conclusiones, el coste (nos referimos al TCO) de un vehículo a GLP es un 18% inferior a coste de un eléctrico, y un 12% inferior a un coche de gasolina. Cabe decir que, a pesar de que se trata de un estudio hecho a medida del sector del autogás, se alinea con la intuición por varios motivos. Veamos:
 

  • Con respecto al TCO, en 10 años (y calculando unos 22.000 km anuales) los coches de gasolina pueden gastar en combustible lo que han costado en precio de compra. Es decir, en el TCO de un coche de gasolina pesa tanto, o en la misma proporción, el consumo de combustible y el precio de compra.
  • En los vehículos eléctricos pasa otra cosa diferente: el precio de compra es muy superior al gasto en combustible (electricidad) en esos diez años.
  • Un vehículo a GLP puede tener un coste de compra similar a un coche de gasolina, pero gastará mucho menos dinero en combustible gracias a su precio inferior por litro (aunque consuma más litros por cada 100 km que sus hermanos de gasolina y diésel).
     

En conclusión, un vehículo GLP resultará, a largo plazo, más rentable que un vehículo de gasolina, y mucho más rentable que un vehículo eléctrico. Al menos, hoy. De hecho, ni los coches diésel, ni los que funcionan con gas natural pueden competir en rentabilidad con el GLP.

Seamos objetivos, ahora. Si bien es cierto todo esto que estamos comentando en relación a los costes teóricos del GLP frente a otros tipos de motores, no hemos de perder la perspectiva de que este estudio y sus conclusiones debe compararse con otros estudios independientes que se puedan llevar a cabo. Sin quitar credibilidad alguna al clúster del autogás, ni a la AOGLP, el estudio restringe los cálculos para 10 años y 22.000 kilómetros anuales.

Es de suponer que, a mayor cantidad de kilómetros recorridos y dependiendo del porcentaje que se recorra en ciudad, carretera o autovía, los resultados podrían variar. Sin embargo, no nos cabe duda de que para un uso medio de una familia normal, sí se podría ahorrar a largo plazo con la solución del GLP.