Categoría |

Artículo sobre actualidad económica


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Todo lo que necesitas saber sobre el seguro de protección de pagos

El seguro que te ayuda a pagar la hipoteca en caso de desempleo o incapacidad temporal.


El seguro de protección de pagos es una póliza que se contrata para garantizar que, en caso de desempleo si somos trabajadores por cuenta ajena indefinidos, o en caso de incapacidad temporal para trabajadores autónomos o funcionarios, se sigan pagando las cuotas hipotecarias al banco.

Este seguro se convierte en una obligación más para la obtención de un préstamo con garantía hipotecaria cuyo principal supera el 80% del valor de tasación del inmueble, o cuando una entidad bancaria estima que la operación tiene un riesgo elevado.

Para evitar el cese en el pago de las cuotas se obliga al consumidor a contratar el seguro de protección de pagos, firmando una póliza en la que se detallarán, entre otros datos, todas las condiciones particulares acerca de cuánto tiempo se abonarán las cuotas hipotecarias.

Es muy conveniente, por tanto, leer y entender muy bien la letra pequeña de los seguros.

¿Cómo funciona el seguro de protección de pagos?

Entendido ya el objetivo de este seguro, que es proteger los intereses de la entidad financiera ante un posible impago, o la imposibilidad de hacer frente a la hipoteca por muestra parte, veremos ahora cómo funciona el seguro de protección de pagos y qué debemos tener en cuenta tras la firma.

Este seguro permite que se puedan seguir pagando las cuotas de un préstamo hipotecario si:

  1. Somos autónomos y sufrimos una incapacidad temporal por un accidente o por enfermedad y no podemos ejercer nuestra actividad durante ese período.
  2. O somos asalariados y perdemos el empleo. Para optar a este seguro el contrato debe ser, de inicio, indefinido.

Por tanto, ya tenemos dos situaciones muy concretas que determinarán, antes de nada, si el seguro nos va a cubrir en caso de necesidad. Por supuesto, el desempleo y la incapacidad temporal son situaciones que no pueden suceder de manera simultánea.

La elección final de cada caso viene expresado en la póliza del seguro y por la situación laboral de la persona, algo que refuerza nuestro consejo inicial de leer y entender con total exactitud la letra pequeña de la póliza.

Límites temporales y cuantitativos de la póliza del seguro de protección de pagos

Este tipo de seguro contempla el pago de cuotas consecutivas o alternas de la hipoteca hasta cierto límite, que puede ser temporal, o bien puede ser hasta cubrir el importe máximo estipulado en la póliza. 

Por ejemplo, se puede garantizar la indemnización para 6 meses consecutivos y 12 alternos, lo cual significa que una vez agotados esos meses se terminaría el contrato. Lógicamente, cuantas más cuotas queramos asegurar, más debemos pagar.

La mayoría de estos seguros solo cubren un porcentaje del total de las cuotas(un 50% o 60%, típicamente) y tienen una duración temporal máxima de 5 años. No obstante, cada caso particular puede diferir.

¿Qué es el período de carencia en un seguro de protección de pagos?

Existe otro punto muy importante y a tener en cuenta en los seguros de protección de pagos, que es el período de carencia.

Un período de carencia no es ni más, ni menos, que el período de tiempo durante el cual no se estará cubierto por el seguro. Es decir, es el tiempo mínimo que ha de transcurrir para empezar a estar cubierto por el seguro.

Para explicarlo mejor, veamos estos ejemplos:

  1. Para el caso de desempleo, el seguro no pagaría las cuotas hasta transcurridos tres meses desde la fecha de inicio de la póliza.
  2. Para incapacidad temporal, puede que la póliza establezca una carencia de un mes.
  3. En caso de accidente no suele haber períodos de carencia, por lo azaroso de los mismos.

Es decir, con el período de carencia la aseguradora trata de minimizar el riesgo de fraude y la picaresca. Puede pasar que una vez firmada la póliza nos quedamos repentinamente sin empleo, claro, pero para una aseguradora eso es demasiada casualidad.