Tu hogar mejor asegurado

El seguro de hogar

El seguro de hogar es aquel que protege tu hogar de cualquier daño, ya sea total o parcial, que pueda afectar a tu vivienda o a los bienes que se encuentran en ella. Los bienes cubiertos dependerán de lo que hayamos especificado, personalmente, en el seguro. No tienen porque ser iguales para todos.

La ventaja más importante que nos ofrece el tener contratada una póliza de seguros, es la tranquilidad de estar respaldados por una aseguradora en caso de eventualidades. Cuando tenemos asegurada nuestra vivienda y ocurre algún tipo de siniestro, nuestra compañía de seguros se hace cargo de todos los desperfectos que están cubiertos por la póliza y repararán todos los daños ocasionados sin que represente un gasto imprevisto para nuestro bolsillo.


 El seguro de hogar se formaliza cuando el propietario de la vivienda y la empresa aseguradora firman un contrato denominado póliza. La póliza es donde se detallan los daños que asumirá la aseguradora en caso de que se cause algún desperfecto. También funciona como garantía de que la aseguradora se compromete con el propietarios a cubrir el pago de los arreglos especificados o a su reposición.

Además de firmar un contrato con la aseguradora, para formalizar la póliza su titular deberá pagar el importe que le corresponda. Este importe se conoce como prima y  será común oír hablar del "coste de la prima". Este coste se calcula en función tipo de seguro que se haya contratado, la cobertura que tenga, el historial del asegurado, los bienes que se aseguren, la compañía de seguros, etc...

Como referencia, de cara a solicitar un seguro para nuestro hogar, podemos destacar como posibles puntos a cubrir:

  • Los daños materiales. Estos daños incluirían los daños producidos en la estructura, la casa en sí, y en los bienes que están en su interior. Las causas pueden ser muy variadas, desde la acción del agua o el fuego hasta los producidos por fenómenos naturales como el granizo o tormentas.



  • Los daños producidos por un robo 0 hurto. Esto significa que la aseguradora cubriría los gastos probocados por el robo de la vivienda o de un intento de robo. Contemplaría dos tipos de robos. Por una parte aquellos producidos desde el interior como, por ejemplo, el que comete una asistenta. Y, por otra parte, aquellos que se producen desde el exterior. En ambos casos el seguro tendría que hacerse cargo de los daños ocasionados. Tras un robo las reparaciones más habituales son en cerraduras, puertas o ventanas. Aunque no sea tan común, algunas pólizas, previa petición del interesado, pueden hacerse cargo de otros gastos como los de asistencia de los servicios de emergencia o aquellos derivados de la reposición de documentos robados.



  • Los daños estéticos. Por lo general, este tipo de daños son los provocados por vandalismo. Suelen afectar tanto al exterior como al interior de la vivienda.



  • Las garantías complementarias incluyen pérdida de alimentos refrigerados por rotura de frigorífico o por un fallo en el suministro eléctrico, robo de joyas o, entre otros, atraco en la vía pública.



  • Los daños de responsabilidad civil. Cuando el seguro incluye este punto tendrá que hacerse cargo de cualquier percance que tengan terceros en nuestro hogar, tanto amigos como familiares. Esto significa, que si un primo viene a visitarnos, se cae en nuestro salón y se rompe una pierna la aseguradora tendrá que pagarle las costas de los gastos derivados de la caída.



  • La asistencia en el hogar. Esto puede considerarse un complemento con el que conseguiremos que cualquier asistencia en el hogar esté cubierta. Desde servicios de carácter urgente como bomberos o personal sanitario, a otros como de reparación de ordenadores.



  • La defensa jurídica. Hace referencia a aquella asistencia legal que necesitaremos. Se suele utilizar en caso de reclamación de daños, defensa penal o procedimientos jurídicos derivados del fallecimiento del titular de la póliza.


A la hora de presentar ante la aseguradora una incidencia, para que nos solucionen el problema,  puede que nos pidan el justificante de nuestra póliza. Para estar prevenidos antes este caso debemos de conservar siempre el contrato firmado y el resguardo del pago efectuado a la empresa que nos asegura.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).