5 consejos para utilizar (con cabeza) la tarjeta de crédito

Conocer las características de la tarjeta

wp/wp-content/uploads/2017/01/TARJETA3.jpg


Las tarjetas de crédito son un recurso financiero para cualquier economía doméstica. También se pueden convertir en un arma de doble filo si no se conocen sus características al detalle o si no se le da un uso adecuado. Por eso es importante comprender el producto desde un principio; desde el contrato a firmar, antes de convertirse en titular de una tarjeta de crédito, hasta el estar al tanto de las características de los nuevos productos que aparecen en el mercado.

Cada tarjeta es diferente y muchas tendrán peculiaridades concretas, pero sí hay características y precauciones comunes que podemos mencionar para tener en cuenta a la hora de llevar un buen uso de este producto financiero:

1-    Conocer las características de la tarjeta de crédito es fundamental a la hora de hacer un buen uso. Merece la pena mencionarlo de nuevo porque es fundamental. Los contratos hay que leerlos antes de firmar, que no te preocupe subrayar o hacer una y cien preguntas para acabar de entenderlo.

2-    Al crédito de la tarjeta de crédito es para uso exclusivo ante urgencias, no antes. Una de las características más ventajosas para los titulares de tarjetas de crédito es que se tiene un seguro de X€ por los que no pagas, a no ser que los uses. En ese caso, si pagas a plazos, las entidades emisoras generan su principal negocio ya que los intereses suelen ser más altos que los de un crédito al consumo tradicional. Por eso, no debe usarse como una forma habitual de contar con dinero a crédito. Por ejemplo, debes evitar usarla para gastos habituales como la hipoteca o la factura de la luz.

3-    En la línea del anterior consejo es recomendable no usarla como vía para conseguir cash. Suelen tener comisiones elevadas, puede que no sea el caso en tu tarjeta pero hay que verificarlo y conocer el coste de sacar dinero en un cajero o de transferir dinero del crédito a otra cuenta diferente.

4-    Controla los intereses cuando pagas a plazos. Los pagos a plazos facilitados por las tarjetas de crédito suelen tener unos intereses nada asequibles. Si se da el caso de que necesitas optar por esa vía debes hacer números con el interés en mente para ser consciente de cuánto te va a costar aplazar la compra.

5-    Controla la cuota cuando pagas a plazos. Esto repercutirá directamente en los intereses que pagues. Las cuotas se dividen en los intereses +  una parte del coste del producto. Cuanto menor sea la cuota más se alargará en el tiempo la deuda y más pagarás de intereses en relación con el coste del producto.

Sobre el autor del artículo.

Me incorporo a iAhorro en 2013 para apoyar la parte de contenidos. Escribo sobre lo que, de un modo u otro, esté relacionado con el ahorro en gastos cotidianos. Anteriormente, he forjado mi vida laboral en diversos medios de comunicación, como prensa escrita, radio o televisión, colaborando en distintos departamentos.

Más artículos del autor.

¿Por qué cambiamos la hora?

¿Por qué cambiamos la hora?

Las opiniones sobre planes de pensiones que te interesan

Las opiniones sobre planes de pensiones que te interesa ...

Mejora el rating de los bancos en España, ¿son los bancos españoles ahora más solventes?

Mejora el rating de los bancos en España, ¿son los ba ...

¿Agrupar deudas antes o después de tener problemas de pago?

¿Agrupar deudas antes o después de tener problemas de ...