6 claves para contratar la hipoteca perfecta en iAhorro.com

¿Cuál es el préstamo hipotecario perfecto?



¿Cuál es el préstamo hipotecario perfecto?

La respuesta aunque utópica es clara, aquel que no nos cueste nada. Sabemos que no existe, pero desde luego es el camino a seguir, rebajar su coste al máximo, pero además del interés todas las hipotecas tienen comisiones y otras condiciones que habrá que negociar, por todo ello, si queremos la “hipoteca perfecta” tenemos que centrarnos en los siguientes puntos:

  1. Diferencial respecto al euribor, el más bajo posible: de momento y hasta que lleguen los nuevos referenciales el Euribor es el tipo de referencia más usado y más bajo respecto a otros como el IRPH. A partir de este, el diferencial lo más bajo posible, busquemos todo lo que ofrece el sector y luchemos para que sea lo más bajo posible. No se nos olvide que a más plazo se pagarán siempre más intereses aunque las cuotas mensuales sean menores.

  2. Eliminar las comisiones: algunas suponen un gasto en el momento de constituir la hipoteca como la comisión de apertura y otras nos limitan en el futuro, como cancelación total o parcial (desistimiento, en la actualidad), especialmente esta última que nos permite ir amortizando a lo largo de la vida del préstamo sin coste.

  3. Gastos, que los pague el banco: El primer gasto es la tasación, en la mayoría de los casos lo pagaremos nosotros, pero intentemos que lo asuma la entidad financiera, sino es así, que no se nos olvide que es nuestra y por tanto nos quedaremos con él.

  4. Seguro sólo el obligatorio: tan sólo por Ley debemos tener cubierto el seguro contra incendios, el resto son opcionales. No contratar el seguro de la vivienda con el Banco nos permite que podamos negociarlo con otra entidad, lo mismo nos pasa con seguros de vida que siempre son opcionales.

  5. Cero vinculaciones: estamos contratando una hipoteca, no un plan de pensiones o tarjetas de crédito, al igual que en el paso anterior, esta libertad nos permite que podamos buscar que es lo que nos interesa y a que precios.

  6. Techo si, suelo no: Limitar el interés al alza siempre nos da seguridad, a la baja nos limita ganancias. Por ello si nos imponen esta controvertida cláusula que el suelo sea lo más bajo posible y el techo alcanzable, que nos pongan un 8% o un 10%, tipos que nunca se alcanzarán, no nos vale para nada.


Al final el resultado es que la TAE sea más baja posible pero sin sorpresas, sin que tengamos que contratar productos y más productos para bajarla. La libertad de comparar y elegir que banco nos da mejores ofertas es un ahorro para ahora y para el futuro.