Productos financieros >

Aprender a ahorrar con una cuenta infantil

Remuneradas

image backgorund post

empezar a ahorrar


Las cuentas infantiles son un buen método para que los más pequeños comiencen a aprender a ahorrar de una forma sencilla. De esta forma, pueden estar preparados para continuar haciéndolo una vez hayan dejado esta primera etapa de aprendizaje.
Dentro de la oferta de las entidades, podemos encontrar adaptaciones para ellos de las cuentas estándar, ya sean corrientes o remuneradas. Ya que los niños tienen unas necesidades diferentes -también a la hora de encontrar un producto financiero a su medida- , este tipo de cuentas prometen satisfacerlas. Así, tienen unas características propias que las diferencian del resto.

Remuneradas


No es extraño que este tipo de cuentas ofrezcan con su contrato una remuneración en especie. Aunque en el caso de los adultos los regalos al contratar una de ellas ya no se den tanto como hace unos años, en muchas ocasiones son la opción perfecta para un niño. Ya sean juguetes u otro tipo de productos a los que sacar provecho, pueden ser un buen incentivo que acompañe a la apertura de la cuenta.
Las cuentas infantiles remuneradas, que por lo general no llevan consigo un regalo, también son una buena idea sobre todo si pretende fomentarse el ahorro desde una edad temprana. Éstas ofrecen una pequeña rentabilidad –que en los mejores casos se sitúa alrededor del 1% TAE cambio de mantener el dinero ingresado.

Cambio de cuenta


Este tipo de cuentas pueden contratarse normalmente desde los 0 a los 14 años, aunque siempre existen excepciones que permiten mantenerlas hasta una edad más avanzada. A partir de ese momento, habrá que cambiar a una cuenta joven: las entidades ofrecen pasar directamente de una a otra, como forma de fidelizar a sus clientes.
El cambio de una cuenta infantil a una joven es conveniente, ya que las segundas suelen ofrecer características que se adaptan a la nueva etapa, guardando muchas de las ventajas anteriores. Por ejemplo, suelen estar exentas de comisiones al igual que las infantiles, pero además permiten vincular tarjetas de débito y crédito.

Las mejores cuentas infantiles


Por ejemplo, la cuenta infantil Triodos ofrece una remuneración del 0,60% TAE con abono mensual de intereses. Está exenta de comisiones por sus principales servicios, como las transferencias a cualquier parte del mundo, los traspasos o descubiertos.
Al igual muchas otras de estas cuentas, al estar concebida como un instrumento únicamente de ahorro, no tiene tarjeta de débito vinculada.
Otra buena opción es Mi Propia Cuenta, la cuenta infantil que pone a nuestra disposición Banco Mediolanum. Tiene un tipo de interés del 1% TAE para los primeros 100.000 euros ingresados en ella. Al sobrepasar esta cantidad, la remuneración pasa a ser del 0,10% TAE.
Se contrata libre de comisiones de administración y mantenimiento, ingreso de cheques y efectivos en las oficinas de la entidad o superiores a 600 euros en las concertadas y transferencias dentro del Espacio Económico Europeo. No admite la vinculación de una tarjeta de débito, pero a diferencia de la mayoría de las cuentas para niños, puede mantenerse en uso hasta los 18 años.
La Cuenta Naranja Mini de ING Direct tiene una remuneración del 0,70% TAE y está libre de las principales comisiones, como las transferencias a cualquier parte del mundo, los ingresos de cheques o los traspasos. El mantenimiento diario de la cuenta también es gratuito.
Puede mantenerse operativa hasta los 18 años, pero no permite la vinculación de tarjetas. La liquidación de intereses es mensual.
Las cuentas para niños son una herramienta interesante para comenzar a guardar su dinero. Dependiendo nuestro tipo de perfil y las necesidades de nuestros hijos, pueden ser más convenientes un tipo de cuentas u otras: para elegir la mejor opción siempre es recomendable comparar entre las distintas ofertas del mercado.


 

Sobre el autor del artículo.


Posts Relacionados