Productos financieros >

Así, da gusto ahorrar contratando una hipoteca

¿Quieres conocer algunas hipotecas con algunas condiciones atractivas?

image backgorund post

Para contratar una hipoteca


Un préstamo hipotecario es el modo de financiación más recurrente a la hora de financiar la compra de una vivienda. Se trata de un crédito que la entidad financiera concede a un cliente para poder llevar a cabo la compra de una vivienda. A cambio, el cliente se  compromete  a devolver el capital junto con los  intereses generados a través de unas cuotas y de forma periódica.

Para la concesión de un préstamo hipotecario, las entidades exigen ciertas garantías, además de la personal de quien lo solicita, el propio inmueble, que pasará a ser propiedad de la entidad financiera en caso de impago. Esta garantía dota de mayor seguridad a la operación, lo que significa menos riesgo para su banco.

Añadir que un préstamo hipotecario no cubre el precio total de la vivienda, en la mayoría de los casos te ofrece el 80% del valor de tasación. Antes de la crisis, las hipotecas podían financiar hasta el 100% o incluso más del precio total de la vivienda.

El 2015 ha arrancado con una bajada considerable de las cuotas hipotecarias, esto supone para los prestatarios pagar menos intereses al banco. Esto es una buena noticia para aquellas personas que están interesadas en comprar una vivienda, por eso te ayudamos a que conozcas algunas de las ideas claves que necesitas saber sobre una hipoteca.

  • Tipo de interés: Es el precio que tiene el capital que la entidad bancaria nos ha prestado para financiar nuestra vivienda. Se refleja a través de la TAE.



  • Plazo: Es el periodo de tiempo acordado por la entidad y el cliente para devolver el capital junto con los intereses. El tiempo máximo para devolver el préstamo de una hipoteca no suele supera los 30 años. Con unas cuotas altas el plazo es más corto, en cambio si decides pagar una cuota baja el plazo del préstamo será más largo.



  • Amortización: La amortización es el pago del dinero, es decir parte del capital, que debemos a la entidad. De esta forma vas eliminando parte de la deuda que tienes con el banco.



  • Cuota: Es el importe que el prestatario se compromete a pagar de forma periódica a la entidad. Pudiendo efectuar los pagos de forma mensual, trimestral, semestral o anual. Además esta cuota incluye parte de capital y parte de intereses.



  • Carencia: Si únicamente se paga intereses sin amortizar capital hablamos de una carencia parcial o de capital, en cambio, en el caso de que no se amortice capital ni se paguen intereses  estamos hablando de una carencia total. Las carencias se suelen pactar al inicio del préstamo pero también hay posibilidad de pactarlo con la entidad una vez que el crédito hipotecario ya está en marcha.



  • Comisiones: Las entidades bancarias suelen aplicar una serie de comisiones. Las comisiones pueden ser de apertura, asumiendo los gastos que se generan al inicio del contrato y comisiones de mantenimiento o cancelación, en el caso de que el cliente decida extinguir la deuda antes del tiempo fijado.


¿Quieres conocer algunas hipotecas con algunas condiciones atractivas?


Hipoteca Kutxabank: Es uno de los préstamos con el tipo de interés más bajo del momento.  Con un tipo de interés de Euríbor +1%.

Hipoteca SIN de Bankinter: Es una hipoteca sin comisión de apertura con un tipo de interés fijo de Euríbor+ 2% el primer año y el segundo año de Euríbor+ 1,50%.

Ecohipoteca de TriodosBank: Con un tipo de interés de Euríbor +1,35% y además promueve la eficacia energética y la sostenibilidad de la vivienda.

La firma de nuevas hipotecas sigue subiendo mes a mes gracias a la recuperación que se vive en el mercado inmobiliario. La bajada de los tipos de interés por parte de los bancos, la eliminación de cláusulas abusivas y la mejora de las condiciones para contratar una hipoteca, son algunos de los motivos del aumento de demandas de hipotecas.


 

Sobre el autor del artículo.