Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Autónomos: ¿Cuáles son sus dificultades para pedir hipotecas?

Todo lo que puedes aportar como autónomo para solicitar hipoteca con garantías


Los autónomos lo tienen difícil para conseguir una hipoteca. Difícil, pero no imposible. Cualquier autónomo veterano puede acreditar la capacidad suficiente como para hacer frente al pago de las cuotas mensuales, pero para una entidad financiera no basta con eso. De hecho, la entidad y la persona que pasará la solicitud a evaluación de riesgos no sabrá apenas nada de nuestro negocio si no se lo contamos. 

Por definición, un autónomo es un perfil con un riesgo elevado. ¿Por qué? Porque, en principio, es muy difícil asegurar qué ingresos medios tendrán en, por ejemplo, la próxima década. Al contrario, un asalariado con contrato indefinido parece tener menos riesgo, aunque en realidad eso no es tan cierto. Pero, de cara a un banco, las garantías de una nómina son mucho mayores que la aparente inestabilidad del autónomo.

Para conseguir una hipoteca, el autónomo debe demostrar que va a poder hacer frente a los pagos. Existen muchos más factores a tener en cuenta, factores que trataremos de poner en orden y explicar con precisión. Podemos ordenar los requisitos y documentos para solicitar una hipoteca con ciertas garantías en tres grupos.

La cotización del autónomo

Muchos autónomos, la mayoría, cotizan por la base mínima. Esto es, pagan una cuota de autónomos mínima que implica una futura pensión de jubilación bastante poco generosa. Este hecho, que puede ser muy justificable para muchos de estos profesionales por diversos motivos, significará para el banco que el plazo de amortización del préstamo será menor que para otros trabajadores. La diferencia entre cotizar por la mínima o al máximo es bastante importante en este caso.

Antigüedad y demostración de ingresos pasados

No basta con entregar una copia de la última declaración de Renta y los ingresos mensuales. Además, si no se acreditan al menos dos años de antigüedad dado de alta, no hay nada que hacer. Para el autónomo, un conjunto mínimo de documentos que acrediten su solvencia y su histórico serían los extractos de cuentas, documentos como el resumen anual del IVA (modelo 390), las declaraciones del año en curso, liquidaciones a la Seguridad Social, últimos recibos de autónomos, certificados de estar al corriente de pago con Hacienda... Todo lo que se pueda presentar jugará a nuestro favor.

Los extractos de cuentas, además, sirven para certificar muchos aspectos positivos (si podemos aportar datos positivos) como si tenemos ahorros, cómo gastamos el dinero (y si es razonable, desmedido, etc.), nuestros ingresos reales y si llegamos holgados a fin de mes o muy ajustados. 

El dossier definitivo

Si hay algo decisivo a la hora de que en una entidad financiera tomen en serio al autónomo que solicita una hipoteca, es el dossier. Este dossier, bien presentado, de lectura clara y ágil, pensado para "vender" la idea de que podemos devolver el préstamo de sobra, debería aglutinar cierta documentación de interés para un director de banco bien informado:

  1. El histórico de cuentas (nos referimos a las del negocio, en este caso) y el histórico de balances.
  2. Una lista de clientes, tanto pasados como presentes.
  3. Certificar que siempre ha estado al día en pago de impuestos y cuotas a la Seguridad Social.
  4. Todos los bienes patrimoniales de su propiedad.
  5. Las declaraciones de la renta de los últimos periodos.
  6. Documentar el negocio y su evolución futura, añadiendo las previsiones. El objetivo es mostrar cómo es en realidad el negocio, cómo ha evolucionado y las perspectivas de futuro para garantizar la solvencia.

Como vemos, la misión de conseguir una hipoteca es dura para un autónomo. Aparte de tener que aportar como poco lo mismo que un asalariado (en la práctica será más), si el emprendedor puede aportar avales embargables, pignorar depósitos o avalar con algún bien, tendrá más posibilidades. Será duro, pero no hay que conformarse con un 'no' si se puede aportar solidez y compromiso.

Foto de Oli Dale en Unsplash.