Productos financieros >

Banca ética, una alternativa a la banca convencional

¿Por qué la banca ética es diferente?

image backgorund post


Aquellas entidades que tienen por objetivo impactar de manera social y que desarrollan sus productos enfocándolos a iniciativas sociales, sin atender tanto al propio beneficio, son las conocidas como bancas éticas.

La colaboración con ONGs, el desarrollo de proyectos medioambientales, de eficiencia energética o comercio justo son algunas de las iniciativas que llevan a cabo estas entidades.

Estos bancos tienen una evolución positiva lo que contribuye a un sentimiento de confianza hacia ellos. De hecho, a finales de 2015 se registraron casi 215.000 usuarios, supone un incremento de 14,70 puntos porcentuales respecto al año 2014, según datos del Barómetro de Financiación Ética y Solidaria - FETS -.

Ofrecen, igual que el resto de empresas, una serie de productos financieros como préstamos, cuentas o hipotecas, con la salvedad de que estos bancos éticos se encuentran al margen de la especulación.

¿Por qué la banca ética es diferente?


Uno de los principales pilares de la banca ética es la transparencia. El usuario tiene conocimiento de lo que hace la entidad con el dinero que gestiona; además de las condiciones de contratación y los proyectos sociales en los que colabora.

Combinan la rentabilidad financiera con la rentabilidad social y la sostenibilidad. Además de trabajar para el propio beneficio del cliente, la banca ética tiene un compromiso social y pretende aportar algo positivo a la sociedad. Financian proyectos que repercuten de manera social y ecológica, al tiempo que conciencian a las personas sobre la importancia de la cultura y de cuidar el planeta.

No participan en actividades especulativas, no son productos tan competitivos porque no tienen una rentabilidad muy alta. Pese a esto, su labor social es el elemento diferenciador básico.

Entidades éticas: nombre y apellidos


Triodos Bank es una de las entidades más conocidas sobre la cual se pueden conocer en todo momento sus datos financieros. Ofrece una amplia gama de productos y servicios opcionalmente solidarios, es decir, el cliente puede elegir si ceder un porcentaje de sus intereses a una ONG dentro de un listado de 25 entre las que se encuentran Greenpeace, Amnistía Internacional o Médicos sin Fronteras.

En su labor de ser transparentes permiten conocer a quién financian además de qué criterios siguen para ello. Tal y como afirma la entidad, muchos de sus clientes deciden renunciar a parte de la rentabilidad de sus cuentas y depósitos para apoyar la labor de la Fundación Triodos.

Consideran conveniente que los niños también aprendan a respetar la naturaleza. Por ello, han creado huertos educativos ecológicos, como una herramienta docente, para que los pequeños vivan de cerca el ciclo de vida de las plantas. La financiación de estos huertos se basa en el crowdfunding y cualquiera que esté interesado en apoyar económicamente estos proyectos.

BigBank con el lanzamiento de su Préstamo Verde muestra su preocupación por el medio ambiente. Con su lema “Tu karma en positivo” ofrece un préstamo cuya finalidad es la financiación de proyectos sostenibles. Ya sea para comprar un coche 100% eléctrico y así cuidar el entorno; para financiar un vehículo híbrido menos contaminante y con un coste de mantenimiento menor; para cambiar de sistema eléctrico por paneles solares que mejoren la eficiencia energética de tu hogar, al tiempo que se optimizan los recursos naturales; o bien para aprovechar las ventajas que proporcionan las energías renovables, el Préstamo Verde de BigBank te permite contribuir al cuidado del planeta.

Otras dos entidades éticas son, la italiana Fiare, cuya característica principal es la ausencia de lucro y la democracia cooperativa o la cooperación de socios; y Coop57, que financia proyectos de economía social a través del asociacionismo y la cooperación.

Se desconoce si la banca ética supondrá una alternativa absoluta a la banca tradicional, pero sí que se plantea como una opción para todos aquellos que quieran contribuir a un mundo más sostenible con sus ahorros.


 

Sobre el autor del artículo.