Bonos y depósitos estructurados

Tipos de estructuras

Imagen del vídeo del experto en mercados financieros


Las estructuras son productos de inversión con una complejidad y variabilidad alta; por lo tanto, dignos de estudio intenso por parte del inversor:


Una estructura es un producto que invierte de forma combinada entre renta fija y renta variable (o derivados de ésta) de tal manera que se crea una estructura, con la que  la renta fija ofrece una rentabilidad objetivo y la variable es la parte volátil por la que puede variar el resultado (internamente se compra una deuda y opciones en bolsa).

Tipos de estructuras


Hay multitud de objetivos que pueden buscar las estructuras, dependiendo del riesgo que asumen y de lo que ofrecen:

  • A vencimiento dar una rentabilidad más una adicional en función del comportamiento de activos bursátiles o subyacentes.



  • Antes de vencimiento se van mirando periódicamente unos activos bursátiles y si van bien se cancelan pagando una rentabilidad, sino se prorrogan. Estos se denominan autocancelables.



  • De autocancelables, los hay que incluso pueden pagar a vencimiento pasados todos los años de vida de la estructura con las acciones del activo que peor se ha comportado (o por la diferencia de precios) provocando pérdidas enormes. La mayoría de estos aplican una barrera de protección (por ejemplo si baja el 40% se devuelve el capital) pero el mercado ha demostrado que no hay barrera lo suficientemente baja para estar tranquila.


Tipos de instrumentos financieros


También se pueden vender estructuras mediante distintos instrumentos financieros:

  • Depósito estructurado:  Se canaliza vía depósito, por lo tanto la garantía es la de la solvencia del banco (independientemente de la parte variable de la estructura) aunque hay 100.000 euros garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) por entidad y persona.



  • Bonos estructurados: Se emite un bono con las características financieras de la estructura; en este caso la garantía (también aparte de la evolución del subyacente) depende de la solvencia del emisor.



  • Fondos de inversión: La cartera de un fondo es la que compra activos para crear la estructura, son los conocidos como "fondos objetivo" o los mal llamados "fondos garantizados". Como todo fondo el riesgo (aunque figure la palabra garantizado) depende de la cartera del fondo.


Factores a tener en cuenta



  • Plazo: a largos plazos nos podemos encontrar con un producto que no ha ofrecido rentabilidad, o ha sido escasa, además existe más riesgo de insolvencia del garante.



  • Garante: Es una parte fundamental para evaluar el riesgo, sobre todo si no es un depósito (o invertimos más de 100.000 euros), ya que se puede perder mucho dinero en caso de insolvencia del mismo.



  • Subyacente: Se deben tomar como referencia los que estén baratos, y preferiblemente que no sean acciones, sino índices; en primer lugar por diversificación (una acción puede quebrar o vivir situaciones peligrosas, un índice no) y en segundo por el efecto de descuento de dividendo (cuando una acción paga dividendo o reparte acciones se descuenta del precio, en cambio no se descontaría del precio de referencia).



  • Binomio rentabilidad/riesgo: ¿Qué puedo ganar, comparado con lo que puedo perder? Es decir si puedo perder el 100% y me ofrecen una rentabilidad del 10% máxima lo tengo que descartar.


En momentos puntuales, como por ejemplo cuando los depósitos convencionales pagan remuneraciones bajas o cuando empiezan tendencias bajistas en bolsa, este tipo de productos se comercializa de forma masiva cuando, como hemos podido comprobar, es un instrumento muy complejo y como tal debe ser bien analizado. Os dejo un vídeo editado por iAhorro.com en el que explico estos temas: