Cada vez menos oficinas de bancos

El futuro para el cliente

  España era un país de oficinas de bancos. En base a los datos estadísticos que nos proporciona el Banco de España (ver en PDF), el máximo de sucursales en España se alcanzó en el año 2008, con nada más y nada menos que 46.167 oficinas en España. Teniendo en cuenta que este mismo año la población en España era de unos 46.063.511 personas, había una oficina de entidad financiera por cada 998 habitantes. Si nos vamos a las últimas cifras de sucursales del país, datos del segundo trimestre de 2013, quedan 36.407 sucursales y bajando. Lo que se traduce en una caída de 9.760 oficinas, un descenso del 21% respecto a máximos. Si las previsiones de algunos expertos fueran ciertas y la reducción ha de ser más fuerte aún, de un 40% respecto a máximos, aun quedan por cerrar 17.940 oficinas bancarias. Puede que esta cifra sea una exageración, pero visto lo visto, puede que no. De momento queda una oficina por cada 1.283 personas. Si tomamos los datos de un país más moderno en materia de clientes y bancos, como Alemania, ya en el año 2007 tenía una sucursal por cada 2.023 habitantes. Extrapolando este dato, supondiendo que el futuro es parecernos a Alemania en esta materia, hablamos de que queden en España unas 23.086 oficinas. Una reducción desde máximos del 50%, superando incluso las previsiones de cierre de los más pesimistas expertos. Evidentemente este descenso no es a corto plazo, ya que implica que la relación del cliente español con sus bancos sea similar a la del alemán, aparte de que las diferencias demográficas también influyen. En todo caso, un futuro a tener en cuenta. Esta dramática reducción de puntos de venta de productos financieros (lo que lamentablemente han sido la mayoría de oficinas a pie de calle) se traduce en miles de empleos de bancarios destruidos, en algunos casos de muy difícil colocación futura. Si bien hasta la fecha los despidos han sido principalmente mediante prejubilaciones y bajas incentivadas, con consecuencias económicas para el trabajador mucho mejores que la del resto de empresas privadas, no es descabellado pensar que en un futuro el adelgazamiento de plantilla sea con métodos menos beneficiosos para el personal. La Troika ya ha decidido que la mitad de las oficinas de los bancos rescatados, Bankia, Novagalicia Banco y CatalunyaCaixa cierren la mitad de su red de sucursales en los próximos cuatro años y prescindan de buena parte de su plantilla. Curiosamente estos números coinciden con los nuestros en base a Alemania. Esta reducción supone que municipios enteros se queden sin bancos, como es el caso de los 1.300 habitantes de Gualba, en el Vallès Oriental, Cataluña. Los bancos tradicionales no cerrarán tantas oficinas, sean las sucursales de 'la Caixa' o del Banco Santander, por poner un ejemplo, pero sin duda bajarán muchas persianas más.

El futuro para el cliente

El mundo en que teníamos un banco en la misma calle que vivíamos y que era nuestro punto de referencia en materia de contratación de productos ha muerto. Las oficinas con comerciales que trataban de vender cualquier producto complejo, con argumentos peregrinos del estilo "es cómo un depósito pero más rentable", también. Tampoco tiene sentido, en un país moderno, oficinas que cierran a las 15:oo. De hecho, ya hay iniciativas como la de Bankia, que en una nota de prensa comunica: " Bankia lanza las oficinas ágiles para atender al cliente  con horario ininterrumpido de 8,15 a 18,00 horas:
  • Están orientadas a dar servicio a los todos los usuarios, especialmente a quienes utilizan la sucursal para realizar operaciones de caja, como reintegros, ingresos, transferencias, o consultas de movimientos.
  • Se sitúan en zonas urbanas alrededor de entre tres o cuatro sucursales de carácter universal.
  • La entidad ya cuenta con 11 oficinas ágiles y tiene previsto abrir otras 9 antes de final de año. El proyecto supone un cambio en el modelo comercial, con una segmentación de la red en el que convivirán oficinas ágiles, universales, de empresa y centros de banca privada con la idea de facilitar una mejor atención y servicio."
Estamos hablando de que, por una parte, existirán menos oficinas, con horarios más amplios y que, por otra, el cliente exigirá algo más que vendedores bancarios en ellas. Para los productos financieros menos complejos, sea la apertura de una cuenta remunerada o la contratación de un depósito, el cliente apenas querrá pisar una entidad financiera. Muy probablemente, como pasa en otros países de nuestro entorno mucho menos bancarizados, el usuario financiero utilizará mucho más las herramientas de análisis que portales de ahorro como nosotros aportamos, para después contratar online el producto que más le interesa. Para otro tipo de productos más complejos, sean planes de pensiones o fondos de inversión, el asesoramiento en sucursal sigue siendo importante. Pero hablamos de atención de bancarios menos comerciales y más expertos en finanzas. Estamos ante un escenario bancario relativamente sencillo de vislumbrar y, pese a ello, da la impresión que los bancos tradicionales no se han dado por aludidos. La comercialización masiva de productos en oficinas está en peligro de desaparición. ¿Están preparados nuestros bancos para vender en el competitivo mundo online? Tengo mis dudas.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).