Fiscalidad Cuenta Vivienda


Uno de los puntos más a favor de las cuentas viviendas es su favorable tratamiento fiscal. Aunque los intereses obtenidos tienen el mismo tratamiento que las cuentas corrientes, el titular tiene derecho a una deducción en el IRPF del 15% de todas las cantidades depositadas durante el año impositivo. La base máxima de esta deducción es de 9.015 €, lo que significa que la deducción máxima será de 1.352,25 €. Es decir, aunque se realizan aportaciones por ejemplo de 15.000 € en un año, la deducción será el 15% de 9.015 (1.352,25) y no el 15% de 15.000.

Esta deducción va a cambiar a partir de 2011, ya que tendrán acceso a su totalidad sólo los contribuyentes que ganen menos de 18.000 euros, si ganan entre 18.000 euros y 24.000 euros la deducción irá disminuyendo hasta desaparecer si se ganan más de 24.000 euros. Todo ello con independencia del año en que se haya abierto la cuenta (anterior a 2011).

Por todo ello, fiscalmente sólo será rentable para rentas inferiores a 24.000 euros mientras que para el resto es un instrumento de ahorro exactamente igual que lo es disponer tu dinero en una cuenta remunerada o depósito, sin tener que cumplir ningún requisito.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Cuentas?

La cuenta bancaria es el producto básico que todos necesitamos para las gestiones personales. Elegir la cuenta adecuada pasa por hacer una comparación entre todas las que hay en el mercado, conocer las características de cada una de ellas e identificar las que cubren tus necesidades. iAhorro te ayuda en todo el proceso.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.