Cinco aspectos importantes del depósito a plazo

Afecta de forma negativa a los productos de ahorro

características de los depósitos


A cambio de mantener una cierta cantidad de nuestros ahorros en el banco durante un tiempo determinado, éste nos ofrece unos intereses por ellos. Los productos que nos ofrecen esta posibilidad son los depósitos bancarios.
Contratar un depósito puede ser una buena opción para sacar provecho del dinero que sepamos que no vamos a necesitar durante un período más o menos largo, según elijamos. Si estamos pensando en abrir un depósito, lo más importante es conocer sus características principales para elegir de la mejor manera posible.

  • Por norma general, los depósitos permiten que retiremos el dinero antes del plazo establecido, pero con una penalización que varía dependiendo del banco: desde una disminución de la rentabilidad hasta el pago de comisiones que pueden llegar a ser muy elevadas. Existen excepciones, como por ejemplo el depósito a tres meses de ING Direct (contratable sólo a través de su Cuenta Naranja), pero ya que ésta no es la tendencia general, lo más interesante es destinar a un depósito dinero que no vayamos a tocar salvo que surja algún imprevisto.

  • La rentabilidad que ofrecen los mejores depósitos se sitúa en estos momentos alrededor de los tipos de interés del 2%. Aunque es cierto que la bajada de los tipos de interés de la eurozona hasta el mínimo histórico del 0,15% afecta de forma negativa a los productos de ahorro, aún es posible conseguir una rentabilidad decente con un depósito. Hay que tener en cuenta que, para no acabar por perder dinero, un buen depósito ha de ofrecernos una rentabilidad que supere a la inflación vigente en cada momento.

  • El plazo que tenemos para recuperar el dinero y sus intereses depende de la elección de cada uno, ya que existen depósitos para cubrir las necesidades tanto de corto, medio como largo plazo. Es posible encontrar depósitos que oscilan entre el mes y los varios años de duración, y algunos de ellos permiten también una renovación inmediata al vencimiento. Aquellos que cuenten con un mayor plazo nos abonarán más intereses durante más tiempo, pero también nos exigirán mantener en ellos el dinero por un período más largo. La elección depende de las necesidades que cada cliente tenga en el momento de contratarlo.

  • El dinero depositado en estos productos bancarios está garantizado por el Fondo General de Depósitos (FGD) hasta los 100.000 euros por cada cliente. Esto los hace uno de los productos más seguros para aquellos ahorradores que no quieran arriesgarse a nada. En caso de quiebra del banco en el que tenemos abierto un depósito, podremos recuperar el dinero, siempre que no sobrepase esa cantidad. Por esta razón, muchas veces se recomienda tener un máximo de 10.000 euros en nuestro depósito como forma de evitar posibles pérdidas de dinero.

  • Un depósito puede ser una buena herramienta para formar parte de una estrategia para rentabilizar los ahorros mediante su diversificación. Destinar una parte del dinero a un depósito y otra a productos que supongan un riesgo mayor, pero por tanto también una mayor rentabilidad, como por ejemplos fondos de inversión, seguros de ahorro o planes de pensiones según nuestras necesidades de cada momento es el camino para un acierto casi seguro.


Una vez conozcamos las características de este producto, conocer con exactitud qué tipo de depósito estamos buscando y comparar entre las diferentes ofertas que podemos encontrar en el mercado nos llevará a hacer la mejor elección posible.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).