¿Cómo cambiar mi cuenta de banco?

Pasos que se deben seguir para un correcto cambio

Tenemos la capacidad de elegir donde abrir una cuenta


Cuando contratamos una cuenta, en realidad estamos iniciando un largo camino de compromiso con la entidad elegida. Este elemento será el instrumento mediante el cual se hará cualquier operación. Desde el abono de los intereses de un depósito hasta el pago de las cuotas de la hipoteca.

Elegir una buena cuenta corriente marcara la calidad de nuestro camino financiero, por eso es muy importante elegir una con la que nos sintamos cómodos y, sobre todo, que dependa de una entidad en la que confiemos.

A pesar de que realicemos una buena elección, o que ésta no sea la mejor, puede que quedemos descontentos por las prácticas realizadas por nuestro banco o por las políticas y condiciones que impongan. Esto no deber ser ningún problema, porque está en mano del cliente la elección de abrir una cuenta en la entidad en la que crea que es más conveniente para sus intereses. En muchas ocasiones cuando procedemos a pedir un crédito hipotecario, resulta que nos obligan a tener la cuenta nómina con la misma entidad, para realizar el cargo de la cuota correspondiente. Pero en realidad está es una práctica que choca frontalmente con la libre competencia y considerada como abusiva, por lo que se considerará una condición inválida que el cliente no tiene el deber de cumplir.

El cambio de cuenta por parte del cliente no tiene que tener una determinada razonabilidad. Es decir, en el momento que él considere que obtiene más ventajas con una cuenta que con otra y tome la decisión de cambiarla de banco, se puede proceder a ello sin necesidad de justificación alguna.

Pasos que se deben seguir para un correcto cambio


No será la primera vez, ni la última que algún cliente no decide trasladar su cuenta por las numerosas acciones que se deben de realizar y las molestias que ello conlleva. Precisamente para evitar ésta situación desde la Comisión Europea se ha ratificado un protocolo que deberá de seguirse en los cambios de cuentas. La iniciativa ha sido asumida por la Asociación Española de Bancos (AEB) a la que están adheridos la totalidad de bancos que operan en España y que por ello deben aplicar.

  1. El cliente deberá de acudir a la nueva entidad en la que quiera abrir su cuenta corriente.

  2. El nuevo banco procederá a la apertura de la cuenta tras solicitar datos históricos sobre órdenes de transferencias periódicas y domiciliaciones.

  3. Para que el trámite sea más fácil para el cliente el banco antiguo estará obligado a aportar la información del apartado anterior. Otorgando también una copia al cliente con el fin de que pueda verificar los datos.

  4. Si procede, el nuevo banco se pondrá en contacto con las compañías que ofrezcan servicios que se hayan domiciliado, para que no exista un doble cobro.

  5. El cliente deben colaborar en todo momento con el fin de cerrar el nuevo trato, para ello será imprescindible aportar una serie de datos identificativos.

  6. Los talonarios y cheques que no fueron utilizados por el cliente se deberán devolver al banco originario para evitar y prevenir el blanqueo de capitales.


Como regla general el traslado de las cuentas se realizará de manera gratuita, a excepción de que la cuenta lleve abierta menos de un año en la entidad y siempre que en el contrato se haya previsto una comisión. El pago de está penalización no debe de separarse del coste del servicio.

No debemos olvidar que…


La operación del traslado de nuestra cuenta conllevará como máximo una duración de 7 días. El nuevo banco queda obligado a resarcir los problemas que se hayan causado por el cambio y no se podrá aplicar ningún coste para el cliente.
En las cuentas de valores se seguirá el mismo procedimiento, pero para que el traslado sea efectivo el cliente lo deberá de solicitar de manera expresa.

Si existe algún inconveniente durante el procedimiento el particular tiene derecho de interponer una reclamación al banco causante de la situación para que le satisfagan en la medida de lo necesario. Si por esta vía no se logra resarcir al cliente, se permitirá acudir al Servicio de Reclamaciones del Banco de España, a no ser que se trate de cuenta de valores caso en el que acudiremos a Iberclear.

No está previsto en el protocolo que con el cambio de cuenta se produzca una portabilidad, esto significa que en ningún caso podremos seguir disfrutando del mismo número de cuenta.

Ahora tenemos más fácil de elegir el banco con el que queremos comprometernos y con el que conseguir mejores condiciones.