Cómo comparar créditos

¿Qué buscamos en un crédito?

créditos baratos


La gran oferta de préstamos que nos ofrecen entidades financieras y empresas puede ser de mucha utilidad a la hora de encontrar el mejor de ellos.
Pero al mismo tiempo, también puede resultar abrumadora y entorpecer nuestra búsqueda. ¿Cómo podemos encontrar el mejor crédito de una forma fiable y sencilla?

¿Qué buscamos en un crédito?



  • El primer paso para comparar entre los créditos que podemos contratar es conocer nuestras necesidades y exactamente qué es lo que estamos buscando.
    Dependiendo de si necesitamos un crédito que ofrezca grandes cantidades, pequeñas pero de forma urgente, plazos amplios que nos permitan pagarlo a tiempo o tipos bajos de interés para que nos salga lo más barato posible, serán uno u otro crédito los que más se adecúen a nosotros. Otras características que podrían encarecer el crédito son los productos vinculados, de necesaria contratación, o las comisiones que tengamos que pagar.


Por ejemplo, si buscamos que nuestro crédito tenga un tipo de interés la más bajo posible, una de las mejores opciones que se plantean es la de Comunitae, una plataforma p2p (Peer to Peer, de compañero a compañero) en la que los propios usuarios prestan su dinero a otros a cambio de una mayor rentabilidad. La plataforma no actúa como un banco, sino como un intermediario entre sus clientes. Comunitae ofrece uno de los intereses más bajos que podemos encontrar, a partir del 7% fijo si reunimos los mejores requisitos.
Si, por el contrario, lo que necesitamos en una financiación máxima para un gran proyecto personal, el Préstamo Naranja de ING Direct ofrece hasta 60.000 euros a pagar en un plazo máximo de diez años. Además, su tipo de interés también es relativamente bajo (a partir del 9,32% TAE con vinculación de productos) y está libre de comisiones de estudio, apertura o cancelación anticipada.
Los minicréditos surgen como una opción que ofrecen algunas empresas como OkMoney o Wonga (nunca los bancos) a la necesidad de disponer del dinero de forma urgente con cantidades que oscilan entre los 300 y los 600 euros. Sin embargo, los intereses de los minicréditos son muy elevados y sus plazos de pago muy cortos, lo cual puede llevarnos a acabar pagando mucho más de lo previsto si no saldamos nuestra deuda a tiempo. Al contratar un minicrédito, es aconsejable estar seguros de poder cumplir los plazos de forma estricta.

Comparar de forma eficaz



  • Una vez hayamos identificado las características que más valoramos en nuestro crédito, será más fácil filtrar en nuestra búsqueda sólo las mejores opciones. Es el momento de comparar entre las que a priori nos parezcan más interesantes.


Una buena herramienta para estos casos es el simulador de créditos como el que nos ofrece la página web del Banco de España. De esta forma, podremos simular, por ejemplo, la cuota mensual a pagar por nuestro crédito si tenemos un tipo de interés variable –analizando cómo afectarán a los intereses las variaciones en el mercado durante la vida de nuestro préstamo- o dependiendo del plazo que hayamos escogido- a mayor plazo, más tiempo pagando intereses.
También es interesante conocer el cuadro de amortiguación, mediante el cual es posible conocer qué cantidad del dinero pertenece estrictamente al crédito y cuánto pagamos por las comisiones e intereses.
Saber con certeza qué es lo que buscamos en un crédito, conocer las características de las ofertas del mercado y disponer de herramientas que nos faciliten acercarnos a qué tipo de gastos nos supondrá a la larga son pasos que nos ayudarán a escoger lo mejor posible el que más nos convenga.