Cómo elegir la mejor cuenta de ahorro

4 consejos para elegir tu cuenta de ahorro:


cuentas para ahorrar


Contratar una cuenta remunerada actualmente es más que sencillo. Basta con realizar la operación a través de Internet. Sin salir de casa. Pero antes de hacerlo, debes conocer los principales aspectos que distinguen unas cuentas remuneradas de otras y que condicionan la rentabilidad real que percibes por tu cuenta. Si quieres conocer las mejores formas de ahorrar utilizando productos bancarios útiles en tu día a día, puedes descargarte totalmente gratis nuestra Guía de ahorro aquí.
El aspecto más importante de una cuenta de ahorro es, precisamente, éste: la rentabilidad. Es el principal activo que publicitan los bancos y cajas y en el que basan su competencia sobre el resto de entidades. Al fin y al cabo, es el rendimiento que vas a obtener por tu dinero. Y tu dinero, en este punto, es lo más importante.
La rentabilidad es la retribución que obtienes por mantener un saldo líquido en la cuenta remunerada que elijas. “Las cuentas de alta rentabilidad han dado un salto de gigante sobre las cuentas corrientes, donde el rendimiento es poco más que simbólica: no superan el 0,10%”.
En el cálculo de la rentabilidad intervienen dos índices o dos tasas: la TAE (Tasa Anual Equivalente) y el TIN (Tipo de Interés Nominal), respectivamente.

 


  • La TAE es un porcentaje que recoge el rendimiento de la cuenta en su conjunto, e incluye el tipo de interés nominal, los gastos y las comisiones del banco o caja y el plazo de vigencia del producto.

  • El TIN, por su parte, representa la retribución real que percibe el cliente mes a mes. Por tanto, la TAE se diferencia del tipo de interés nominal en que éste no incluye ni los gastos ni las comisiones; sino únicamente la liquidación real que recibe el cliente.


  •  


Después de distinguir los elementos que constituyen la rentabilidad, ya has dado un paso más y conoces qué representan las principales cifras por las que compiten las entidades bancarias.

 

 

4 consejos para elegir tu cuenta de ahorro:


A igualdad de tipo de interés, la cuenta remunerada es mejor que un depósito, ya que el dinero está completamente disponible sin tener que pagar ninguna comisión de cancelación anticipada.

 

 


  • Mover constantemente el dinero: Existe mucha competencia, especialmente entre cuentas de banca por Internet, al ser un producto gratuito lo mejor es usar nuestro comparador para ver quién y cuándo oferta más para sacar la máxima rentabilidad.

  • Mirar la TAE y el plazo: Muchas cuentas ofrecen una rentabilidad elevada durante un tiempo determinado, a veces muy corto, por ello además de elegir la TAE más elevada debemos decantarnos la que nos ofrezca más intereses a más plazo.

  • Operatividad: Cada vez está menos limitada, ya hay tarjetas para poder disponer dinero sin necesidad de ordenar una transferencia, a mayor operatividad mejores ventajas para el cliente.

  • Utilice la OTE para cambiar dinero de cuenta: Las Órdenes de Transferencia de Efectivo por normativa del Banco de España permite traspasar dinero desde otras cuentas sin tener que pagar ningún gasto.


  •  


Noticias relacionadas
Cuentas para favorecer el ahorro
¿En qué se diferencian depósitos, cuentas remuneradas y fondos monetarios?