Cómo elegir la mejor cuenta remunerada: las comisiones

Cuenta remunerada

Cuentas remuneradas sin comisionesSi decides formalizar una cuenta remunerada, debes tener en cuenta varios aspectos importantes que, sin duda, pueden condicionar la rentabilidad real que obtengas por tu cuenta. Uno de ellos es el capítulo de las comisiones. Es muy común observar que muchas cuentas remuneradas se publicitan sin gastos ni comisiones. Puede ser cierto, o al menos cierto en parte.

Lo más común es que no ofrezcan comisiones por gestión o mantenimiento de la propia cuenta, pero, en cambio, sí realicen alguna penalización en concepto de mantenimiento de las tarjetas asociadas. Éste es sólo un ejemplo. Lo que debes hacer es leer la letra pequeña del contrato y aclarar todos los matices, por insignificantes que parezcan.

iAhorro quiere familiarizarte con las comisiones de las cuentas remuneradas y, a continuación, te presentamos los principales tipos. Una primera toma de contacto te ayudará a conocer un poco mejor el producto que contratas. Ahí van unos consejos.

Ante todo, deben ser comisiones reducidas. Si el banco o caja con el que formalices tu cuenta no cobra ningún tipo de comisión, perfecto. Si son mínimas o inferiores a la media de productos similares, debes valorarlo positivamente. Las penalizaciones más habituales son las siguientes:

  • Comisiones de mantenimiento o de administración. Responde al concepto de servicio de administración de tus ahorros. Es una comisión fija que el banco o caja te cobra periódicamente, normalmente cada semestre.

  • Comisiones por servicios: En este punto tienen cabida aspectos como la emisión y renovación de tarjetas de crédito y de débito, la ejecución de transferencias o el ingreso de cheques. También puede incluir el envío de correo y la comunicación vía e-mail o teléfono móvil de un movimiento.

  • Comisiones por apunte. Es una comisión variable por cada apunte que se lleva a cabo en tu cuenta. Es una penalización poco generalizada, pero debes fijarte si la entidad la incluye.

  • Comisi0nes de descubierto: Tu banco o caja te la cobrará cuando tu cuenta de depósito se convierte en una cuenta de crédito, tras adquirir un saldo negativo. Esta comisión es incompatible con la aplicación de un tipo de interés bajo el mismo concepto. El tipo de interés deudor se sitúa en 2,5 veces el tipo de interés legal establecido para descubiertos de cuentas.

  • Por último, las comisiones de reclamación de posiciones deudoras: Este cargo se impone cuando se produce una situación de descubierto o de demora en algún pago. Lo acompaña el envío de una carta a tu domicilio, en la que te reclaman el importe reclamado.

Lista de artículos más recientes

Qué hacer si tengo una tarjeta revolving
Qué hacer si tengo una tarjeta revolving

Las tarjetas revolving se ofrecen como una alternativa fácil y accesible para comprar todo tipo de productos: un crédito en el bolsillo, que permite fraccionar operaciones y pagar cuotas bajas. Pero su coste, especialmente si se alarga mucho el plazo de p

¿Cuál es la mejor financiación para autónomos y pymes?
¿Cuál es la mejor financiación para autónomos y pymes?

La financiación es un punto clave en el desarrollo de todos los negocios, especialmente para pequeñas empresas y autónomos. Pero, precisamente, son estos, especialmente cuando se empieza la actividad, los que encuentran más problemas para conseguir fondos

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.