Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Cómo evitar que te roben la moto

Deberás tomar como precaución el comprarte un sistema antirrobo y usarlo



El antirrobo es un elemento al que a veces no prestamos demasiada atención y en el caso de las motocicletas no hay excepción. Pensamos que solo por tener uno, ya estamos protegiendo nuestra moto frente a manos ajenas, pero existe mucha diferencia entre todos los que ofrece el mercado, tanto los de disco, como los articulados o la típica cadena son diferentes. La seguridad que ofrecen no siempre está relacionada con su tamaño y precio, pero sí que es cierto que muchas veces es un indicador del que sí te puedes fiar.

Algunos de los métodos a utilizar tendremos que transportarlos con nosotros, por lo que el tamaño y el peso se pueden convertir en algo fundamental, haciéndonos anteponer, en ocasiones, nuestra comodidad a la protección de nuestra moto. La variedad de antirrobos donde elegir es muy amplia y abarca desde los pequeños antirrobos de disco hasta auténticas cajas de seguridad. A veces tendemos a pensar que con lo mínimo es suficiente pero no olvides que uno de los métodos de robo que se usan es cargar el vehículo entero en una furgoneta con las dimensiones adaptadas y trasladarla hasta un lugar adecuado donde manejar el antirrobo con más herramientas y tranquilidad.

No solo deberás tomar como precaución el comprarte un sistema antirrobo y usarlo, sino que has de asumir pequeños inconvenientes que te acarreen. Por ejemplo, si colocas el antirrobo en el suelo te puede ocasionar pequeñas molestias como encontrártelo sucio o con algún tipo de daño. También será más complicado de manipular que si está en un enganche elevado.

Hay algún truco que debes aplicar para prevenir posibles robos:

  • Bloquear la dirección. Hazlo siempre, en el momento en que te bajes de tu moto bloquea la dirección antes de sacar la llave del contacto. Es fácil, rápido, y si te acostumbras será un acto reflejo. Si haces una parada rápida evitarás que se lleven tu moto empujando.



  • Utiliza sistemas antirrobo. A no ser que pares y te quedes al lado de tu moto, sin perderla de vista, además de bloquear la dirección es fundamental utilizar un sistema antirrobo. Un candado de disco, una cadena o un candado de horquilla se tarda muy poco tiempo en colocar y se lo pondrá mucho más difícil a quien se quiera llevar tu moto sin tu permiso. Busca siempre un elemento fijo donde puedas anclar tu moto con un candado o una cadena, como una valla o una farola, así no se podrán moverla del sitio.



  • Asegura tu moto con otras moto. Si viajas en moto a la vez que lo haces con otras motos, a la hora de estacionar es mucho más eficaz si fijáis varias motos juntas en cadena a que si lo hacéis individualmente. Una moto suelta es más atractiva y fácil de robar que un grupo unido. Además, cuando la aparques sola te dará seguridad que haya más motos alrededor.



  • Estaciona en un sitio luminoso y transitado. Si estacionas en un punto transitado, luminoso y visible tu moto estará menos expuesta al robo que en un lugar oscuro y solitario. Cuantos más testigos pueda haber mejor, eso desanimará a un posible ladrón.



  • Utiliza una alarma sonora. Si tu moto no equipa una alarma siempre puedes hacerte con una en la industria auxiliar. Aunque no es un sistema antirrobo, ya que no evita que se la puedan llevar, una alarma sonora alertará si alguien está manipulando tu moto. Si un ladrón intenta cortar un antirrobo o forzar el bloqueo de la dirección, el sonido de la alarma le hará cesar en su intento ya que se convertirá en un foco de atención.


Presta atención a esos posibles despistes y distracciones. Por ejemplo, nunca dejes la moto sola en una gasolinera y con la llave puesta, hay quien busca cualquier oportunidad para que cuando tú vuelvas ya no tengas moto. Si estás enseñando la moto a un posible comprador no dejes que nunca la pruebe sin ti.

Ten cuidado con quién compartes tu información privada, dónde vives o dónde sueles aparcar tu moto, quizá algún desconocido esté tomando nota. Además, con un seguro adecuado estarás cubierto en el peor de los casos, si todas las precauciones son pocas y finalmente se produce el robo.