¿Cómo funcionan los créditos universitarios?

¿Qué créditos puedo solicitar?


La vida universitaria se ha encarecido en los últimos años. Independientemente de la ciudad en la que decidas estudiar, que incrementará en mayor o menor medida tus estudios, las matrículas han experimentado una subida considerable que se aplica a todos los estudiantes. Sea cual sea tu caso, si lo que quieres es estudiar, y el inconveniente a solventar es el económico un crédito puede ser tu solución.

¿Qué créditos puedo solicitar?


Hay varias opciones de crédito para costear tus estudios. Los últimos años han estado marcados por la aparición de créditos para esta finalidad. La banca tradicional es la que ha visto esta necesidad y ha moldeado sus productos como resultado de una necesidad latente. La banca tradicional es una de las ventanas que podemos tocar pero no la única.

  • La opción de acudir a la banca tradicional es una opción. Acudir al banco a pedir dinero para nuestros estudios no era tan frecuente en nuestro país hasta hace poco. Sin embargo, en países como Estados Unidos es una práctica habitual en sus estudiantes universitarios o de estudios superiores. La idea es endeudarse ahora para poder costear unos estudios que nos abrirán las puertas de un mercado laboral mejor retribuido. El Banco Santander es una de las entidades que ha fijado a los futuros estudiantes como posibles clientes y para ello ha creado el Préstamo Total Carrera dentro de su Plan Crédito Familiar.



  • Existen otras posibilidades, entidades que te permiten solicitar dinero prestado sin una finalidad definida. Cetelem es una entidad que ofrece desde 6.000 euros hasta 30.000 sin necesidad de que el destino de tu dinero te condicione.



  • Una solución, aunque menos deseada, son los créditos rápidos. Entidades como Cofidís te ofrecen cantidades sustanciosas. Las empresas que ofertan minicréditos te ofrecerán cantidades poco realistas para tus necesidades y los intereses o cuotas a pagar serán elevadas.


¿Qué pagar con mi préstamo?


El dinero que gastan los universitarios durante los años de estudios son bastante comunes.

  1. Asumir el importe de la matricula de cada año es la principal obligación. En el caso de que realices un máster o un postgrado también tendrás que hacer frente a este gasto.

  2. Los gastos diarios básicos que tendrás que asumir. Si quieres ser independiente, vivas o no vivas en casa de tus padres, habrá gastos con los que tendrás que contar. El día a día te obliga a pagar transporte, teléfono, comida, ropa...

  3. La estancia en la ciudad que residas. Hay muchos alumnos que tienen que desplazarse de su vivienda habitual, normalmente la de sus padres, para vivir cerca de la facultad o centro donde se imparten las clases. Habrá que hacer frente a los gastos derivados de la mudanza como son los del alquiler, pago de facturas del inmueble, etc.

  4. El material escolar es otra de las partidas que se llevarán parte del presupuesto. Aunque suene infantil en la universidad también hay que asumir estos gastos. En vez de libros de texto seguramente sean fotocopias, impresiones, libros de apoye... Pero sumando sumando seguramente que a finales de curso sea un buen pellizco.


Los préstamos para estudios son un escalón a subir en tu escalada personal hacia la profesión que has elegido. Que el dinero no sea un freno a tus sueños.