Cómo poder conseguir una hipoteca

Tener unos ahorros es clave para conseguir una buena hipoteca.

Conseguir un préstamo hipotecario no es una tarea sencilla. Tras la crisis económica de los últimos años, las entidades han endurecido sus condiciones. Tanto la documentación como los ahorros necesarios para conseguir la financiación se han incrementado. Antes los bancos financiaban hasta el 100% del valor de la vivienda, sin embargo, ahora lo normal es que no superen el 80% por cierto por lo que hay que tener más ahorros. 

Las entidades financieras quieren asegurarse de que sus clientes son solventes y pueden pagar su préstamo por eso a la hora de firmar el contrato pide unos ahorros previos que demuestren su capacidad de ahorro. Junto a esto, exigente nóminas, vida laboral y declaración de la Renta de los futuros hipotecados para conocer con detalle su situación económica. 

Las mejores hipotecas para jóvenes

Uno de los requisitos que suelen poner las entidades financieras es que el hipotecado o los hipotecados sean indefinidos y que lleven en su empresa un mínimo de dos años. Con esto buscan que haya una estabilidad laboral que asegure que no se van a quedar sin trabajo en los `próximos meses. El siguiente punto importante son los ingresos individuales o que sumen los solicitantes del crédito. En este caso cada entidad marca unos mínimos y establece unas bonificaciones en función de si son más o menos altos. 

Contratar un préstamo hipotecario es un proceso largo que requiere de esfuerzo y dedicación. Tomarse tiempo en recopilar información y estudiar detenidamente las opciones y posibilidades resulta indispensable para conseguir la mejor financiación. 

Comparar hipotecas 

Lo primero que debemos hacer es informarnos de lo que es un préstamo hipotecario y los tipos que hay. Buscar en un comparador información es útil porque además aprenderemos a diferenciar las características de uno u otro. Durante este proceso de recopilación de información es aconsejable apuntar todas las dudas posibles para luego plantearlas a los profesionales. En las condiciones y requisitos de un préstamo hipotecario encontramos términos que pueden ser difíciles de entender y que incluso pueden confundirnos.

Tipos de préstamos hipotecarios

Podemos encontrar tres tipos de préstamos: fijo, variable y mixto. 

Para los préstamos hipotecarios a tipo fijo la cuota mensual a pagar y el tipo de interés que se aplica no variarán durante la vida del préstamo. Cada mes se paga la misma cuota, aunque los tipos de interés del mercado suban o bajen.

En el caso de los préstamos hipotecarios a tipo variable lo más común es que el tipo de interés esté vinculado a un índice de referencia (el más habitual es el euríbor). De esta manera, la cuota mensual variará según lo haga el euríbor.

En las hipotecas mixtas se aplican un tipo fijo durante los primeros años del préstamo para después pasar a aplicar un interés variable con referencia al euríbor.

como-poder-conseguir-una-hipoteca

Las mejores hipotecas de junio

¿Cuáles son?

En qué te tienes que fijar para contratar tu préstamo hipotecario

Tras este proceso de recopilación de información podemos comenzar a profundizar en el coste de nuestro préstamo hipotecario. Aquí entran en juego tres términos importantes: TIN, TAE y euríbor.

El TIN es el acrónimo de Tipo de Interés Nominal, es el precio que cobran las entidades por prestar dinero. Este interés se calcula aplicando un porcentaje o tipo sobre el capital prestado al cliente. Dicho porcentaje se aplica sobre el capital pendiente de devolución en cada momento. No incluye los gastos y comisiones.

La TAE es el acrónimo de Tasa Anual Equivalente, el tipo de interés que indica el coste efectivo de un préstamo durante un periodo determinado. Se calcula de acuerdo con una fórmula matemática que tiene en cuenta el tipo de interés nominal de la operación, la frecuencia de los pagos (mensuales, trimestrales, etc.), las comisiones bancarias y algunos gastos generados por la operación. Permite comparar entre distintas ofertas el coste efectivo de un mismo producto.

El euríbor es un índice que indica el tipo de interés promedio al que las principales entidades financieras europeas se prestan dinero entre sí a corto plazo, por lo que fluctúa constantemente. Esta oscilación constante del euríbor es la que define la variación de la cuota, que se suele revisar semestral o anualmente.

Lista de artículos más recientes

Qué hacer si tengo una tarjeta revolving
Qué hacer si tengo una tarjeta revolving

Las tarjetas revolving se ofrecen como una alternativa fácil y accesible para comprar todo tipo de productos: un crédito en el bolsillo, que permite fraccionar operaciones y pagar cuotas bajas. Pero su coste, especialmente si se alarga mucho el plazo de p

¿Cuál es la mejor financiación para autónomos y pymes?
¿Cuál es la mejor financiación para autónomos y pymes?

La financiación es un punto clave en el desarrollo de todos los negocios, especialmente para pequeñas empresas y autónomos. Pero, precisamente, son estos, especialmente cuando se empieza la actividad, los que encuentran más problemas para conseguir fondos

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.