Cómo reconocer la cuenta vivienda perfecta

Cuenta vivienda

 

Aunque ya ha terminado el plazo para que muchas personas puedan comprarse un piso o una casa sin perder las excelentes ventajas fiscales de la cuenta vivienda, por la que se deducía en el IRPF a partir de 2011, todavía existen en el mercado bancario buenas alternativas con productos de altas rentabilidades para la cuenta vivienda.

Una buena cuenta vivienda debe tener, por lo menos, estas características para que resulte atractiva y rentable:

  • Un tipo de interés alto durante los cuatro años que dura la cuenta vivienda.



  • Tener la opción de recuperar el dinero siempre que lo necesitemos sin por ello tener la obligación de pagar gastos y comisiones.



  • Contar con la posibilidad de asociar la nueva cuenta a otra que ya tenemos en otro banco o caja, para poder así llevar nuestros ahorros sin ningún tipo de comisión o gasto.



  • Que el banco se encargue de todos los trámites.



  • Que la liquidación de intereses sea opcional y elegida por el cliente: mensual, trimestral o anual.



  • La cuenta perfecta no debe requerir importes mínimos ni máximos.


La ampliación del plazo para las cuentas viviendas terminó el 31 de diciembre de 2010, hasta esa fecha tuvieron de límite aquellos contribuyentes que querían beneficiarse de la deducción por la inversión de la vivienda habitual. Muchos clientes de cuentas vivienda tuvieron de plazo hasta enero de 2011 para comprar o rehabilitar su vivienda habitual, si no querían devolver las cantidades deducidas más el interés de demora.