¿Cómo tributan en el IRPF los intereses de los depósitos?

Los tipos de gravamen y de interés


En estos días nos surgen muchas preguntas sobre la declaración de la renta y los conceptos que se deben incluir en la misma. Por ello vamos a profundizar en el trato de los intereses que percibimos al contratar productos financieros.

En la Ley del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) establece que los intereses o rentas obtenidas por la cesión a terceros de capitales propios, se imputarán a los rendimientos de capital mobiliarios. La suma algebraica entre los rendimientos anteriores y las ganancias patrimoniales componen la base del ahorro del IRPF. Esto quieres decir que la rentabilidad obtenida por los depósitos cuando realizamos una inversión financiera, ha de estar gravado por este impuesto.

Los tipos de gravamen y de interés


Los tipos de gravamen que rigen en el régimen general (en los regímenes forales existen características propias) son del 21% para los primeros 6.000 euros, de aquí hasta los 24.000 euros el porcentaje será del 25 y para cantidades superiores se aplicará un 27%.

Los intereses se pueden retribuir, bien en metálico bien en especie. De la primera manera obtendremos un porcentaje del capital invertido y de la segunda recibiremos un bien a cambio. Es una de las características más importante para encontrar el depósito más rentable.

El segundo caso es el que plantea un mayor problema: Se tiene que proceder a calcular los ingresos íntegros que se deben incluir en la declaración del IRPF. Este coeficiente es el resultado de sumar el valor de mercado más el ingreso a cuenta no repercutido.

  • Valor del mercado: se realiza una estimación del valor que el bien, servicio o derecho entregado tienen actualmente en el mercado. No tiene mayor dificultad.



  • Ingreso a cuenta: Al coste de adquisición, precio que ha pagado la entidad, se le debe aplicar un incremento del 20%. Este resultado conformará la Base del Ingreso a Cuenta, que deberá ser sometido al tipo de gravamen que le corresponda según el valor de la retribución obtenida.


Especialidades en los fueros


En España existen cuatro regímenes tributarios forales, que se rigen por determinadas especialidades. Compuestos por las tres regiones del País Vasco y el territorio de Navarra.

  • En Navarra han decidido introducir un gravamen complementario al gravamen general para el resto de España. De tal manera que se incrementa en un 1% el rango de hasta los 6.000 euros, en un 3% cuando la base liquidable se encuentra entre los 6.000 y 24.000 euros y un 5% para cantidades que excedan del último importe. El porcentaje finalmente aplicado será del 20%, 24% y 32% respectivamente.



  • En Guipúzcoa se contribuye con un tipo fijo del 20% hasta los 4.000 euros y para la cantidad que exceda de este límite se utilizará el 23%.



  • Tanto en Álava como en Vizcaya también existe un tipo fijo del 20% hasta los 10.000 euros y del 22% para los excesos sobre esta cantidad.


Esto significa que dependiendo de la ciudad en la que vivamos y obtengamos nuestros rendimientos, la cantidad final a ingresar en concepto de los intereses obtenidos será mayor o menor.